Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2008/03/20 00:00

El colado estrella

Juan Salas logró la semana pasada ser conocido más allá de las fronteras venezolanas.

Juan Salas logró la semana pasada ser conocido más allá de las fronteras venezolanas. Precisamente en los límites con Colombia, durante el concierto por la paz, consiguió escabullírsele por unos segundos a la Policía que controlaba la seguridad hasta subir al escenario vestido de rojo durante la presentación de Alejandro Sanz. Allí gritó su nombre. Esta es la más reciente ‘hazaña’ de este venezolano que tiene por costumbre convertirse en el centro de atención de eventos deportivos, políticos y musicales. La última vez que había sido visto fue durante un partido de la Copa Libertadores entre Maracaibo y Boca Juniors, en el occidental estado Zulia, su región de origen. Tras lanzarse a la cancha, alcanzó a abrazar al jugador Juan Román Riquelme, antes de ser detenido. Durante la ceremonia de coronación de Miss Venezuela del año pasado, él y su amigo Yendrick Sánchez interrumpieron el show y este último le arrebató la corona a la ganadora para ponérsela. En 2006 Salas ya había saboteado el mismo certamen cuando saltó sobre el piano del cantante Franco de Vita que se presentaba, para declararle su amor a una mujer. Hizo lo mismo en un concierto de Chayanne. Pero lo más osado que ha hecho es haber llegado muy cerca del presidente Hugo Chávez. Su aspiración es subir al escenario de los Oscar y llevar una estatuilla a su casa con el fin de hacer parte de los Guinness Records, como la de su compañero es correr desnudo por la Casa Blanca ondeando una bandera venezolana.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.