Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/6/2004 12:00:00 AM

El crimen perfecto

Dos adolescentes británicos son encontrados culpables en un extraño caso de intento de asesinato.

"Sería difícil hasta para escritores de ficción con mucha experiencia inventar una trama como esta". Con estas palabras describió el juez británico David Maddison el extraño caso de dos niños que por estos días tienen conmocionado al Reino Unido. Uno de ellos, conocido en los documentos legales sólo como John por ser menor de edad, acaba de convertirse en la primera persona en ese país en ser encontrada culpable de planear su propio asesinato.

La historia comenzó a principios de 2003, cuando John, entonces de 14 años, conoció en un chat a Mark, también un nombre ficticio, quien era dos años mayor. Para atraer a Mark, John se hizo pasar por una niña de 16 años interesada en establecer una relación cibernética. La actuación de John como mujer fue tan convincente que incluso logró que Mark practicara actos sexuales frente a la cámara de su computador mientras él observaba en su pantalla.

Días después la supuesta chica le dijo a Mark que le quería presentar a su medio hermano, también personificado por John. Ambos jóvenes conversaron varias veces en el chat hasta que decidieron conocerse personalmente. Los padres de los chicos los acompañaron a la cita para asegurarse de que todo marchara bien. La amistad prosperó y John se enamoró de su nuevo amigo, pero jamás le confesó sus otras identidades.

Por el contrario, el fantasioso joven se inventó otros cuatro personajes, incluido otro hermano de la supuesta chica, un joven acosador y dos agentes secretas del servicio secreto inglés. A pesar de que las conversaciones en el chat se hacían cada vez más delirantes, Mark nunca sospechó de sus nuevos ciberamigos, ni siquiera cuando una de las agentes secretas, a quien John bautizó Mary, le ofreció al joven la posibilidad de conocer al primer ministro Tony Blair, convertirse en espía y ganar una cuantiosa suma de dinero si lograba cumplir una difícil misión: asesinar a John.

Para vencer la resistencia de Mark, la supuesta agente le aseguró que John tenía un tumor cerebral inoperable y que no le quedaba más de una semana de vida. El joven se acabó de convencer cuando en un encuentro real posterior el mismo John le insinuó que padecía una enfermedad incurable.

Finalmente, el 29 de junio del año pasado los dos jóvenes se encontraron en un centro comercial de Manchester y compraron un cuchillo de cocina de 15 centímetros. Luego, poco antes de las 8 de la noche se adentraron en un callejón solitario y Mark le asestó dos cuchilladas a su amigo.

Al ver que John se desangraba, Mark pidió ayuda desde su teléfono celular. Cuando la policía llegó al lugar ambos jóvenes aseguraron haber sido atacados por un desconocido, una versión que resultó muy sospechosa para las autoridades al no encontrar rastro de una tercera persona en las cámaras de seguridad de la zona.

Como los jóvenes se mantenían en su versión inicial, la policía decidió seguir investigando. Al enterarse de que Mark y John se habían conocido a través de un chat, las autoridades confiscaron sus computadores.

Le tomó seis semanas a un experto analista examinar las 56.000 líneas de texto que los jóvenes intercambiaron durante nueve meses y llegar a la verdad. Pero aunque la maraña se desenredó, nadie ha podido entender por qué planeó John su propio asesinato ni cómo alguien puede ser tan ingenuo como Mark.

Por decisión del juez, John fue condenado a tres años de libertad restringida, mientras que Mark recibió dos años de castigo. También se les prohibió volverse a ver. Pero a pesar de la dura reprimenda, seguramente los jóvenes encontrarán consuelo cuando Hollywood toque a sus puertas. Después de todo, una historia así no se encuentra a la vuelta de la esquina.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?