Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/8/2013 12:00:00 AM

El diablo que no se pierde el Tour de Francia

Hay alguien que lleva participando 20 años en el Tour de Francia y no es un ciclista.

;
BBC
Sin embargo, para muchos aficionados, esta presencia constante en la carrera no produce miedo, sino una mezcla de simpatía y para los veteranos quizá hasta nostalgia.

El Diablo del Tour se llama Didi Senft, un aficionado de 59 años que –vestido de demonio- empezó a seguir la ronda gala en 1993.

Nacido en Reichenwalde, en Alemania, durante los años de la Cortina de Hierro, Senft veía el Tour por la televisión. Tras la caída del bloque soviético decidió acudir en persona.

Barba, tridente y cuernos
 
Desde entonces, al tiempo que su indumentaria se sofisticaba, su barba se fue blanqueando.
Algunos de sus elementos característicos se consolidaron y se convirtieron en "marca de la casa": el tridente, la cola, los cuernos y una actitud entusiasta y vociferante al paso de los ciclistas.
Y en dos décadas, Didi Senft vio pasar a muchos.

Aunque, quizá, sólo uno lo inspiró lo suficiente como para compartir sobrenombre y estilo: Claudio Chiapucci, alias el Diablo.

En el Tour de 1993 (la edición del debut de Senft), este ciclista italiano de cuerpo enjuto y menudo -como buen escalador clásico- ganó una etapa.

Chiapucci –uno de los eternos rivales del pentacampeón español Miguel Induráin- nunca ganaría la ronda gala, pero durante varios años, su nombre y su ciclismo combativo fueron sinónimo de espectáculo.

El Diablo Chiapucci se retiró en 1998, pero Didi Senft siguió siendo fiel a su disfraz diabólico y a su cita anual con el Tour.

Bicicletas de récord
 
Pero además de aficionado al ciclismo, el Diablo es inventor de bicicletas y junto a él suelen verse algunas de sus excéntricas creaciones.

Según su página web, desarrolló más de 120 artilugios, algunos de récord, como una "guitarra bicicleta" de aluminio de casi 15 metros de largo.

"Creo que es la mayor guitarra móvil del universo", dijo en su presentación en 2008.

Obra suya son también la que, dice, es la mayor bicicleta del mundo y la bicicleta de fútbol, cuyas ruedas están hechas con pelotas, que presentó en la Eurocopa de 2008.

En 1994, Gary Imlach, un periodista del canal de televisión británico ITV le preguntó por qué se disfrazaba y por qué seguía la carrera cada año.

"Estoy acá para animar a los ciclistas. Me presento como un asistente y les indico el camino", contestó Senft desde su posición a pie de ruta.

Casi 20 años después, su tridente sigue marcando la dirección de la carrera reina del ciclismo.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.