Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/10/2004 12:00:00 AM

'El diario de Thura'

Una joven iraquí de 19 años escribió la dramática experiencia de su familia durante la invasión a su país.

En las guerras la población pierde su rostro para convertirse en una estadística. Thura Al-Windawi estaba llamada a ser una cifra más cuando el 20 de marzo de 2003 las tropas de Estados Unidos y sus aliados invadieron Irak. En la cruzada por derrocar a Saddam Hussein, la opinión de una joven de 19 años estudiante de farmacia, hija de un profesor de la Universidad de Bagdad, era lo de menos. Sin embargo, Thura no estaba dispuesta a quedarse callada mientras el mundo que conocía se derrumbaba. Días antes de la invasión la joven comenzó a escribir un diario en el que relata la estremecedora experiencia de vivir en un país en guerra. Su testimonio es un conmovedor relato que deja al descubierto la cara más sensible del conflicto.

Miércoles 19 de marzo de 2003

"Son las horas previas al bombardeo. Algunos hablan de armas de destrucción masiva y de bombas electrónicas que destrozan el suministro eléctrico y el de agua y que provocan terribles migrañas en los seres humanos. Quizás las jóvenes solteras como yo tengamos problemas en el futuro cuando querramos tener hijos. Es el día más difícil de mi vida. ¿Qué sucederá? Todos se despiden... Somos como el Titanic, hundiéndose en las frías aguas del océano".

Thura es la mayor de tres hermanas y proviene de una familia de clase media musulmana chiíta. Cuando era pequeña su padre Mouyad viajó a Inglaterra a estudiar en la Universidad de Reading, lo que le permitió a la familia conocer el estilo de vida occidental. Al regresar, el gobierno iraquí le prohibió a Mouyad viajar fuera del país, lo que significó aislarse del mundo exterior. Como el resto de la sociedad iraquí, la familia se acostumbró a sobrevivir con las sanciones económicas destinadas a estrangular al régimen de Saddam, pero que en realidad sólo afectaban al pueblo.

Jueves 20 de marzo de 2003

"El tío Ahmed fue soldado en los 80 durante la guerra contra Irán. Nos ha dicho que no nos preocupemos, que son solo unos pocos fuegos artificiales, nada más. Él sabe mucho acerca de misiles, y yo sé que eso nos lo ha dicho para consolarnos, pero en realidad esos misiles no son artificiales. No los tiran por diversión sino para matar y destruir".

Los Al-Windawi, como muchos de sus conciudadanos, todavía guardaban esperanzas en su gobierno. Pero mientras las bombas estremecían a Bagdad, una noticia en la televisión nacional los dejó sin aliento.

Domingo 23 de marzo de 2003

"La primera dama iraquí, las hijas y los hijos del Presidente, Uday y Qusay, han abandonado el país y se han instalado en Siria. ¿Cómo pueden huir para salvarse después de toda la ruina y destrucción que han sembrado? ¿Por qué somos nosotros, la gente normal y corriente, los que tenemos que morir mientras ellos huyen?"

Los rumores iban de boca en boca y el que más sorpresa causaba era el del supuesto arsenal de destrucción masiva de Saddam.

Lunes 31 de marzo de 2003

"Dicen que Saddam tiene escondidas armas nucleares fabricadas en Estados Unidos de las que se adueñó cuando el ejército iraquí invadió Kuwait, y ahora piensa utilizarlas. No me creo nada de eso. ¿Dónde escondió esas armas cuando los inspectores de las Naciones Unidas registraron hasta debajo de la almohada de su mujer?

Bagdad era un infierno y ante el peligro, la familia decidió emprender la huida y refugiarse en el campo.

Lunes 7 de abril de 2003

"Aquí tengo que cubrir mi cuerpo por completo. También he de caminar de forma distinta: yo siempre voy con la cabeza erguida, sin ocultarme de nada ni de nadie, pero aquí no puedo levantar la vista ni mirar a los demás a la cara; tengo que comportarme como si tuviera vergüenza. ¡Qué forma tan terrible de anular la personalidad de una mujer!

La supremacía del invasor era evidente y en cuestión de días los norteamericanos tomaron el control de la capital ante la mirada atónita de sus habitantes que no entendían cómo su invencible líder de los últimos 20 años había caído tan rápido.

Miércoles 9 de abril de 2003

La estatua más colosal de Saddam ha sido derribada. Las imágenes por la tele me han causado enorme tristeza; he sentido una sensación de vacío. He visto cómo un soldado estadounidense trepaba hasta arriba y rodeaba la cabeza del Presidente con la bandera de su país. No, no puede ser verdad: ¡Irak, una colonia de Estados Unidos! Ha sido como si Bagdad llegara a su fin... ¿y cómo se inicia esta nueva era?

La familia Al-Windawi regresó a la ciudad para revisar su casa e intentar recuperar sus bienes. La guerra como tal había terminado, pero la ciudad no era segura. La delincuencia y los ataques a las tropas invasoras apenas comenzaban.

Sábado 12 de abril de 2003

"¿Lograremos algún día comprendernos los norteamericanos y los iraquíes? ¿Están ellos más asustados de nosotros que nosotros de ellos? Le he dicho a papá que ojalá ese soldado se porte bien con la población iraquí, aunque probablemente sea un monstruo".

Al regresar a la capital, Thura se enteró de la muerte de uno de sus amigos de infancia que falleció por una bomba racimo.

Miércoles 23 de abril de 2003

"Fahad, que tenía 16 años, estaba dentro de casa cuando oyó gritos en la calle. Aunque su padre le había prohibido que saliera de casa, se precipitó a la calle para ayudar. Logró salvar a dos personas y las llevó al hospital, pero después cayó otra bomba de racimo y lo alcanzó. Fahad fue una de las 30 personas que murieron en esa zona a causa del bombardeo".

Thura conoció a unos corresponsales del diario The Times y de la BBC que estaban cubriendo la guerra, y ellos la animaron para que continuara escribiendo y le ayudaron a publicar su diario. Debido al despliegue que tuvo la obra, las directivas de la Universidad de Pennsylvania le ofrecieron una beca para que continuara sus estudios de farmacia en Estados Unidos y decidió aceptar la oportunidad. Aunque Thura vive desde agosto del año pasado en Filadelfia, su familia sigue en Irak y desde la distancia la joven añora en un futuro regresar a un país en paz.

Última entrada... sin fecha

"Esta es la historia de una joven iraquí que oyó por primera vez las explosiones de misiles cuando estaba en el vientre de su madre; una joven que ha sobrevivido a una guerra y a las crudas y crueles sanciones impuestas sobre su país; una joven con sus padres siempre preocupados; una joven con dos hermanas menores aterrorizadas por las bombas y por los saqueadores, y que siempre acuden a ella en busca de consuelo; una joven que nació en el lugar incorrecto a la hora inapropiada; pero una joven que todavía tiene esperanza".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.