Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/29/1992 12:00:00 AM

EL DIVINO ROSTRO

Nikki Taylor, la nueva figura del modelaje internacional, no ha cumplido 18 años y ya gana 25 mil dólares diarios.

A SU LADO CINdy Crawford, Claudia Schiffer y Linda Evangelista son unas veteranas en edad de jubilarse. Ella es Nikki Taylor, el rostro más joven en el exclusivo grupo de las supermodelos del mundo. A los 17 años ya ha aparecido en 38 portadas de revistas internacionales y tiene un contrato con la, firma L'Oreal que le representa cuatro millones de dólares al año.

Hace un poco más de un año Nicole Taylor era una adolescente que hacía estudios secundarios en un colegio de Miami, hoy es la reina de las pasarelas neoyorkinas y europeas y uno de los rostros más cotizados en la publicidad de cosméticos.
Pero también es la menor de ese exclusivo grupo de supermodelos que ganan una fortuna y que se pueden contar con los dedos de la mano.

Algo ha cambiado el mundo del modelaje desde las épocas de Twiggy. Hasta hace 20 años, las cover girl eran sólo un bello rostro que identificaba localmente a una marca de productos de belleza. Hoy son auténticas celebridades mundiales que prestan su rostro a las revistas y a las casas de cosméticos y cuyos altos salarios que llegan hasta 20 ó 25 mil dólares diarios son el precio que los publicistas tienen que pagar por la exclusividad.

En este momento, Nikki Taylor comparte honores con las grandes estrellas del modelaje mundial: Claudia Schiffer, la musa alemana de Lagerfeld; Christy Turlington, la chica de los jeans Calvin Klein; Cindy Crawford, el rostro que identifica a Revlon desde hace tres años; Linda Evangelista, la canadiense que conquistó a Vogue y a Chanel y Naomi Campbell, la escultural negra que ha sido llamada la Nefertitis de los 90.
Estas cinco mujeres, ninguna de las cuales ha cumplido 25 años, han acaparado en los tres últimos años las portadas de las revistas, las páginas de modas y la publicidad de las grandes firmas de cosméticos. Las revistas les han dado la fama y la publicidad la fortuna. Tan glamourosas como las actrices de Hollywood, tan famosas como las estrellas del rock y tan cotizadas como los diseñadores cuyas creaciones lucen, sus vidas y sus amores ocupan tantas páginas en las revistas como sus esculturales cuerpos.

A ese mundo ingresó hace poco más de un año Nikki Taylor. Entonces tenía 15 años y un descomunal cuerpo de 1.80 metros de estatura, que la hacía aparecer como una retrasada entre sus compañeras de curso. El gran sueño de su mamá era ser modelo; ese sueño se esfumó cuando se casó con Peter Taylor, un policía que patrulla las carreteras de Florida, y se dedicó a la crianza de sus tres hijos. Pero Barbara Taylor se propuso realizar el sueño a través de su hija y un día decidió enviar unas fotografías de Nikki a varias agencias de modelos en Estados Unidos. Lo que hasta entonces había sido un secreto compartido sólo con algunas compañeras de colegio y representado algunas fallas a clase con la consecuente preocupación de sus profesoras por su estado de salud, quedó al descubierto un mes más tarde cuando su rostro apareció en la portada de la revista Seventeen.

El milagro del maquillaje había convertido a esta adolescente en una deslumbrante mujer. Lo que siguió fue una carta de la agencia de modelos Spectrum para una entrevista que cambió completamente su vida. Pocos días después, entre los libros de estudio que había llevado a Nueva York, Nikki traía un contrato por 500 mil dólares para trabajar un año con los grandes fotógrafos de moda. Después vinieron las propuestas para aparecer en las portadas de las revistas francesas y la oportunidad de desfilar el otoño pasado las creaciones de los diseñadores europeos en las pasarelas parisinas.

Lo cierto es que a los 17 años, Nikki Taylor ha conseguido lo que muchas modelos tardan años en obtener, si es que lo logran. Porque en el mundo de las supermodelos ya no basta la belleza, hay que tener "ángel". "Es la modelo más creativa que he conocido", dice Irene Marie su representante en Nueva York y quien lleva 20 años en el negocio de descubrir rostros para la publicidad. Y aunque Nikki asegura que ni siquiera entiende muy bien lo que significa ser sexy, los más prestigiosos fotógrafos de moda quedan deslumbrados ante la metamorfosis que sufre esta colegiala cuando posa ante una cámara o se sube a una pasarela. Por eso no son pocos los que afirman que esta adolescente rubia ya le está pisando los talones a la superfamosa Cindy Crawford "La gente cree que estoy celosa de Nikki Taylor dice la Crawford Pero yo ya tuve mi cuarto de hora de fama y cuando uno lo consigue, se da cuenta de que esta es una carrera fugaz porque siempre habrá una cara más fresca detrás". Ahora el cuarto de hora es para Nikki Taylor, quien ha dado paso a una nueva generación de supermodelos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.