Viernes, 2 de diciembre de 2016

| 2015/08/17 00:00

El regalo de Maradona al árbitro que no vio ‘la mano de Dios’

29 años después del histórico gol con la mano de Maradona ante Inglaterra, el astro argentino visitó al árbitro que convalidó su jugada ilegal.

Diego Maradona y el árbitro Ali Bennaceur, que se hizo célebre por validar el famoso gol con la mano. Foto: Facebook Diego Maradona Oficial

El 22 de junio de 1986 es una fecha célebre, muy célebre, en la historia del fútbol mundial. Ese día, Argentina e Inglaterra se enfrentaban en la ronda de cuartos de final de la Copa Mundo de la FIFA disputada ese año en México. Los dos equipos se peleaban un cupo a las semifinales, en un partido que estuvo rodeado por las heridas que en ambas naciones había dejado la Guerra de las Malvinas, cuatro años antes, en la que el Reino Unido mantuvo las islas que le había despojado a la Argentina en 1833.

La tensión política contagió, principalmente, a los jugadores y a la afición argentina que encontraron en aquella confrontación la mejor manera de cobrar revancha. La Selección Argentina, que ese día vistió de azul oscuro, estaba dirigida por Carlos Salvador Bilardo y tenía como capitán al que era considerado el mejor futbolista del mundo, Diego Armando Maradona.

Precisamente, el Diego, fue el hombre que elevó ese partido a la cúspide de los encuentros más recordados de la historia. Para bien y para mal. En ese solo partido Maradona marcó el mejor gol jamás visto en un Mundial, pero también fue autor de la mayor trampa en la historia de las Copas del Mundo.

Iban 6 minutos del segundo tiempo. Maradona recogió un balón en la mitad del campo, y con su admirable técnica se fue acercando al área de Peter Shilton, arquero inglés. Habilitó a Jorge Valdano quien no pudo controlar la pelota. Un defensor inglés trató de rechazarla, con tan mala fortuna que el balón se dirigió al corazón del área, al punto penal. El 10 argentino, que solo mide 1,66 metros saltó a cabecear la pelota, que parecía llegar sin problema a las manos de Shilton. Sin embargo estiró su estatura con su mano izquierda, con la que tocó la pelota para marcar un gol genial, pero tramposo.

Pese a que el arquero y los jugadores ingleses protestaron de inmediato y denunciaron que el gol que los había puesto en desventaja había sido con la mano, en la mitad del campo del Estadio Azteca, el árbitro Ali Bennaceur, nacido en Túnez, convalidaba el gol. De nada sirvieron los reclamos de los ingleses, y el juego siguió mientras por todo el mundo se reproducía la repetición de la ilegalidad de Maradona.

Cuatro minutos después, Maradona recogió el balón en su propio campo, y recorrió casi 60 metros eludiendo rivales, hasta seis jugadores ingleses más el arquero quedaron regados en el suelo tras los regates del astro argentino. Maradona marcó el que es considerado mejor gol de la historia.

Mientras para el Diego ese 22 de junio del 86 pasó a ser uno de los legendarios de su carrera, brillante en las canchas, oscura fuera de ellas, para el árbitro Bennaceur supuso el fin de la suya. La FIFA lo sancionó y le impidió pitar juegos internacionales. Desde ese día poco se supo de él, salvo las numerosos reportajes en los que aseguró que no vio “la mano de Dios”.

29 años después Maradona se reencontró con quien podría considerarse su cómplice, a quien condenó por una jugada ventajista.

Sucedió este lunes. Maradona se encontraba en Túnez, y buscó al juez. Le pidió perdón, y le dio un regalo, una camiseta de la selección Argentina. Así describió el momento en su perfil oficial de Facebook.

“Este fin de semana visité ?#?Túnez?, y tuve un reencuentro muy emotivo con Ali Bennaceur, el árbitro del partido contra Inglaterra, en México 1986. Yo le regalé una camiseta argentina, y él me obsequió la fotografía de aquél partido que cuelga en su casa. Mi dedicatoria: "Para Ali, mi amigo eterno".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.