Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1993/04/19 00:00

El eslabón perdido

Don Juan de Borbón, el hombre que siendo hijo de rey y padre de rey, nunca reinó.

El eslabón perdido

AL ClERRE DE esta edición agonizaba en una clínica de Barcelona don Juan de Borbón, padre del rey Juan Carlos de España. Don Juan tiene sobre sí el triste sino de haber sido hijo de rey y padre de rey pero no haberlo sido nunca él mismo.
Y, curiosamente, pasará a la historia no tanto por lo que fue sino por lo que no fue. Hijo del rey Alfonso XIII, su condición de heredero al trono de España no fue fruto del derecho de sucesión al trono sino de la tragedia.
Después de haber reinado durante siglos en España, la llegada de la República, en 1931, llevó a Alfonso XIII al destierro. La Familia Real tuvo que radicarse en Roma donde, en su lecho de muerte, el exiliado rey abdicó en favor de Juan, el tercero de sus hijos varones. ¿Por qué ocurrió esto? Su hermano mayor, don Alfonso de Borbón había heredado de su madre, la reina Victoria Eugenia de Battenberg, la hemofilia, enfermedad que lo incapacitaba para reinar y le originó su muerte por hemorragia en 1938, después de un accidente automovilístico (don Alfonso se había casado y divorciado en dos oportunidades con damas cubanas, Edelmira Sampedro y Marta Rocafort). El segundo hijo del rey, don Jaime, había nacido con una incapacidad física. Era sordomudo. Eso le impidió reinar pero no casarse y lo hizo también en dos oportunidades: la primera, con doña Emmanuela Dampierre, una italiana con títulos nobiliarios, y la segunda, con la prusiana Carlota Tiedermann. Aunque después de divorciarse, doña Emmanuela se casó con un corredor de bolsa italiano, Antonio Sozzani (de quien ya se separó), a los ojos de los españoles ella siguió siendo la esposa de don Jaime de Borbón, hasta su muerte.
Lo cierto es que la llegada de Francisco Franco al poder, en 1939, despertó en los españoles grandes expectativas sobre la restauración de la monarquía. Sin embargo la pretensión de ser "el rey de todos los españoles" expresada por don Juan al poco tiempo de terminar la guerra civil española, desató la ira del general Francisco Franco.
"Mientras yo viva, no reinará", sentenció el dictador, quien duró 40 años en el poder y prácticamente obligó a don Juan de Borbón a abdicar en favor de su hijo, don Juan Carlos.
Al parecer, sobre lo único que Franco y don Juan se pusieron de acuerdo en la vida fue sobre la formación del heredero. El hoy rey de España tuvo que dejar a su familia, radicada entonces en Portugal, a la edad de 10 años para irse a España a conocer a su pueblo y a prepararse para reinar. En los siguientes 20 años, don Juan vio a su hijo en muy pocas oportunidades y fue el propio Generalísimo quien, en 1968, lo nombró su sucesor en la jefatura del Estado "a título de rey". En noviembre de 1975, dos días después de la muerte de Franco, Juan Carlos asumió el trono, y don Juan y su esposa doña María de las Mercedes de Orleans regresaron a España.
Pero si con la proclamación del rey Juan Carlos la monarquía regresó a España, también se inició la dinastía de Hola, la famosa revista española que si bien vive de la monarquía ha impuesto también la modalidad de que la monarquía viva de la revista.
Con excepción del rey Juan Carlos y la reina Sofia, sus primos y parientes siempre cobran elevadas sumas se dice que cinco mil dólares por conceder entrevistas y contar sus memorias. Y la de los Borbón ha estado marcada tanto por la tragedia como por el escándalo.
Por cosas del amor, los Borbón y los Franco unieron su sangre, con el matrimonio de Alfonso de Borbón con una nieta del Generalísimo, María del Carmen Martínez Bordiu. Unos años después -la pareja se separó y ella contrajo matrimonio con el experto en antiguedades Jean Marie Rossi, uno de los dos hijos del matrimonio, Francisco, pereció en un accidente automovilístico en el que su padre fue acusado de conducir con "imprudencia temeraria". Y, en 1989, Alfonso de Borbón, duque de Cádiz y de Anjou (quien para los legitimistas franceses era el heredero de la Corona de Francia) se mató en una pista de sky de los Estados Unidos.
El principal protagonista de las páginas de Hola ha sido Gonzalo de Borbón, quien vive de contar las intimidades de la familia y sus líos conyugales. Primero se casó en México con una acaudalada joven, María del Carmen Montealegre. Pero al igual de lo que sucedió con el divorcio de su padre, esa unión nunca tuvo validez en España y Gonzalo se pudo casar después con María de las Mercedes Licer García, cuyo proceso de nulidad matrimonial ocupó hace unos años las páginas de la revista. Posteriormente se supo que tenía otra esposa en los Estados Unidos, Sandra Langtry, con quien tiene una hija: Stefanía de Borbón, quien vive en Miami y es descendiente de la reina Victoria, de Inglaterra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.