Viernes, 20 de enero de 2017

| 2003/11/17 00:00

"El final es muy bello"

Con el estreno de 'The Matrix Revolutions', la saga llega a su fin. SEMANA habló con Keanu Reeves, su protagonista.

'Yo disfruté de la experiencia. El trabajo duro es bueno'

SEMANA: Su personaje, Neo, evolucionó mucho desde la primera parte hasta la última.

Keanu Reeves: Sí, su amor por Trinity se desarrolla, así como su compromiso consigo mismo. Neo tiene más experiencia, toma sus propias decisiones, pero todavía tiene temor y esperanza. Ahora sabe más sobre Zion y el mundo de las máquinas.

SEMANA: Sin duda la pelea con el agente Smith es lo más llamativo de la película. ¿Cómo se rodó?

K.R.: Nos tardamos unas siete semanas en rodarla. La secuencia se lleva a cabo en la lluvia, un elemento que trajo muchos retos. Uno no puede escucharse a sí mismo ni al otro actor. Cuando empezamos la lucha no nos podíamos ni ver, de cierto modo las tomas fueron muy entretenidas y libres por apenas poder vernos. O sea que no teníamos manera de usar el contacto visual sino los otros sentidos. Había toneladas de agua, los trajes estaban siempre mojados y estaba todo oscuro, a excepción de cuando había rayos.

SEMANA: ¿Hubo más dificultades aparte de la lluvia?

K.R.: Movernos empapados era difícil, así que usamos 21 trajes distintos, siete eran especiales para esa lucha. Estaban hechos de diferentes materiales que reaccionaban de forma distinta a la iluminación y el agua. A veces me pedían que fuera más rápido pero yo estaba empapado y teníamos que parar para que estrujaran los trajes.

SEMANA: ¿Le es difícil aceptar dobles en las escenas de acción?

K.R.: Yo trabajé con el coordinador de dobles Chad Stahelski y tratamos que lo físico concordara con el carácter del personaje. El me ayudó mucho, pero cuando hay que volar 10 metros y caer en lo profundo, ese no es mi trabajo sino el de ellos. Además el doble es fantástico, lo único que no le gustó fue que tuvo que bajar mucho de peso para parecerse a mí.

SEMANA: ¿Fue difícil hacer de ciego?

K.R.: Yo disfruté de la experiencia. El trabajo duro es bueno. Me pusieron el maquillaje de ciego por un par de días. El resto de mis sentidos se exaltaron. La primera vez no me puse gotas, lo cual fue un error, me rompí una vena en el ojo y tuve un punto de sangre un par de días. Al principio me guiaban del tráiler al set porque no podía ver bien pero uno se adapta. Al final ya tenía más seguridad en mis movimientos aunque estuviera vendado.

SEMANA: El final de esta trilogía ha sido muy criticado. ¿Qué opina al respecto?

K.R.: Pienso que el final fue muy bello. El lugar a donde Neo llega es un poco triste, pero también maravilloso. En relación a la revolución, es un lugar increíble para que un personaje busque la paz. El tipo de situaciones por las que tuvo que pasar para lograr la paz es una revolución en la que tenemos que pensar.

SEMANA: ¿Cómo fue el último día de rodaje?

K.R.: Yo estaba muy contento por los directores Andy y Larry Wachowsky, que pudieron hacer su sueño realidad. Personalmente estaba contento de haber sobrevivido el sueño de ellos.

SEMANA: ¿Cree que 'The Matrix' ha cambiado su carrera?

K.R.: Neo lo voy a llevar siempre cerca del corazón. Pero no creo que uno como actor deba encasillarse. Tengo dos filmes por estrenar, una comedia y Constantine, en la que interpreto a un inglés, eso va a ser un reto. Espero encontrar otra vez el espíritu del personaje y poder expresar su esencia. Las dos películas son totalmente distintas.

Mi relación con el estudio Warner Bros ha crecido y estoy muy contento con su apoyo.

SEMANA: Usted empezó haciendo filmes menos comerciales. ¿Le es posible ahora volver al pasado?

K.R.: Sí, acabo de terminar el llamado Thumb Sucker con el director Mike Mills. Es una película de bajo presupuesto. Lo importante para mí es el material, espero hacer diferentes roles.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.