Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/23/1996 12:00:00 AM

EL GOL DE MEDELLIN

Cuando todo el mundo asumía que la partidade la ley de extinción de dominio estaba perdida, cuatro meses de labores del ministro de Justicia, Carlos Medellín, dieron resultado.

Quien va lento va seguro, dice el adagio. Y nada parece describir mejor la labor del ministro de Justicia, Carlos Medellín Becerra, durante los durísimos debates en el Congreso sobre elproyecto de ley de extinción de dominio que hizo curso a plenaria la semana pasada, y que el gobierno viene impulsando como una de las armas fundamentales en la lucha contra el narcotráfico, junto con el aumento de penas.Después de cuatro intensos meses, durante los cuales el gobierno alcanzó a mandar dos mensajes de urgencia y hasta a considerar la posibilidad de dictar la norma por decreto ante la aparente pasividad de las comisiones para darle trámite al debate, el proyecto se salvó de su hundimiento el jueves pasado tras un hábil discurso del ministro del Interior, Horacio Serpa, quien con su intervención prácticamente decidió la suerte de la propuesta.Pero si Serpa fue considerado el héroe de la jornada ante las comisiones primeras, quizás quien más ha sufrido todo este proceso ha sido Carlos Medellín. Desde que presentó en julio el proyecto al Congreso el Ministro de Justicia prácticamente trasladó su oficina al Capitolio, y con fe de carbonero se puso en el trabajo de demostrar las bondades de la norma en medio de un debate que en más de una ocasión estuvo a punto de hacerla naufragar, entre otras cosas por el ausentismo, el aplazamiento de las sesiones y las disoluciones de quórum.En equipo con el fiscal general Alfonso Valdivieso, con el propio Serpa y con el ponente del proyecto, el senador Germán Vargas Lleras, Medellín hizo gala de toda su paciencia en la tarea de absolver dudas jurídicas, de plantear alternativas y de formular acuerdos en aras, no sólo de sacar adelante el proyecto, sino de sacarlo bien. Sobre todo cuando se trata de una iniciativa destinada a dotar al Estado de un mejor instrumento para perseguir las fortunas de los narcotraficantes y, en general, de los bienes mal habidos en poder de otras organizaciones criminales.Frente a una misión tan delicada ante el Congreso el Ministro de Justicia ha demostrado hasta el momento que el reto no le ha quedado grande. Y si bien aún hace falta el debate definitivo y, como él mismo lo dice, todavía no se puede cantar victoria, el hecho de que el proyecto haya cursado a plenaria cuando muchos lo consideraban muerto es un síntoma diciente de que Medellín está dispuesto a jugársela toda en el propósito de llevar a feliz término el paquete de proyectos del gobierno en la lucha contra el narcotráfico.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.