Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1992/07/20 00:00

EL HOMBRE DOBLE

A los 30 años Carlos Vives alcanza su cuarto de hora como galán y como cantante.

EL HOMBRE DOBLE


NUNCA HIZO FUERZA POR SER ALGO en particular: actor, cantante, médico, policía, esas cosas que planean los niños. Más bien hizo un recorrido dictado por la idea de "medírsele a todo" aunque no siempre supiera muy bien de qué se trataba. Con base en Santa Marta y de ahí en adelante a donde lo fueran llevando los oficios, ha sido estudiante, como todos, publicista, ejecutivo, carga ladrillos, modelo de comerciales, actor de teatro, galán de televisión, cantante, libretista, compositor, marido, en fin...
de todo un poco.

A la vuelta de unos cuantos años, Carlos Vives se encuentra hoy con un muy especial cuarto de hora, en el que una natural espontaneidad sumada a una gran versatilidad, le fueron definiendo caminos hasta llevarlo a la cima de la pantalla chica y del escenario.
Su reciente concierto con Luis Miguel en el que aceptó ir de "telonero", terminó en que las 30 mil personas que asistieron al estadio de El Campín lo ovacionaron gritándole "Se sobró, Vives se sobró". Y cuando se trata de seriales de televisión, los productores lo consideran sinónimo de audiencia. Pocos consiguen ese éxito de doble filo.

Exito que se fue gestando paralelamente y poco a poco. Comenzó a cantar como aficionado en bares de Bogotá con repertorio de baladas y boleros, al mismo tiempo que estrenaba cámaras en comerciales publicitarios. Cuando ya había entrado en la televisión, fue a partir de un programa infantil Pequeños gigantes"en el que cantaba y actuaba, que grabó su primer disco. Pero la fama no le llegó sino hasta finales de los 80 cuando interpretó al "Gallito Ramírez" y se casó con Margarita Rosa De Francisco: En ese momento arrancó una nueva etapa de su vida profesional y personal que terminó llevándoselo para Puerto Rico, en donde se convirtió en un ídolo de la televisión del Caribe. Al mismo tiempo diseñó en su cabeza la posibilidad de lanzarse como cantante por el camino del rock. Fue esa decisión la que lo devolvió a Colombia con un contrato para grabar una telenovela Loca pasión" ue incluía galán rockero.

Y estando en esas, le apareció la serie que abriría esta nueva etapa de su vida profesional: "Escalona". Finalmente, las dos pasiones de su carrera actuar y cantarse unían en un solo personaje y, armado con su sangre caribe, ló sacó adelante con creces.

Carlos Vives, feliz con su momento de oro, piensa seguir cantando y actuando, y está a la espera de dos nuevos acontecimientos que se producirán en agosto de este año y que, sin duda, marcarán una tercera nueva etapa en su vida: va a ser padre y entra a la década de los 30.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.