Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2002/07/29 00:00

El hombre X

Se estrenó en Colombia la cinta 'Minority Report', de Steven Spielberg. Esta es la historia de Philip Dick, su excéntrico autor, creador de la nueva ciencia ficción.

Philip Dick murió en 1982 y aún hoy es uno de los escritores de ciencia ficción más importantes. Según los críticos su obra maestra es 'Ubik' (1969), novela que habla sobre humanos con poderes síquicos y vivos que se comunican con muertos

Corre el año 2054 y John Anderton, detective que dirige el escuadrón de élite precrimen, se pone, como siempre, su cinturón volador para arrestar a un delincuente. Lo curioso es que el supuesto malhechor aún no ha cometido el delito. Pero Anderton sabe que lo hará gracias a unos mutantes síquicos llamados precogs, que le ayudan a detectar un crimen antes de que éste suceda. La vida del policía cambiará cuando él mismo tenga que huir al ser acusado de un asesinato que al parecer cometerá en el futuro. Esta es la historia de Minority Report: sentencia previa, la película protagonizada por Tom Cruise en el papel de Anderton y dirigida por Steven Spielberg. Si bien estas son las dos caras conocidas de la cinta detrás de ella está el personaje que ideó este mundo de policías del futuro. Se trata de Philip Kendred Dick, un escritor norteamericano que con sus relatos y novelas de ciencia ficción fue descubierto en la década de los 60 por los amantes del género y cuya popularidad ha aumentado notablemente después de su muerte en 1982. Fue a finales de 1956 cuando la revista Fantastic Universe publicó su cuento corto titulado The Minority Report y más de 40 años después Spielberg decidió comprar los derechos del relato para adaptarlo al cine. No es la primera vez que la genialidad que el autor plasmó en el papel pasa a la pantalla grande. Los temas dickeanos habituales, mundos paralelos, antihéroes, fanatismo religioso, conspiraciones, sociedades tiránicas, personajes sicóticos, la adicción a las drogas y androides, entre otros, cautivaron a muchos cineastas a tal punto que han dado vida a clásicos como Blade Runner (1982). En esta película, basada en su novela de 1968, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? y dirigida por Ridley Scott, Harrison Ford interpreta a un policía cazador de androides. Luego de esta cinta vino la adaptación del relato We Can Remember it for you Wholesale, titulada Total Recall (El vengador del futuro), con Arnold Schwarzenegger en el papel de un hombre al que le cambian la memoria y se convierte en líder de un grupo rebelde de Marte. Y al igual que Minority Report, este año llegó Impostor con Gary Sinise y Madeleine Stowe, basada en el cuento del mismo nombre que narra el enfrentamiento entre terrícolas y una raza alienígena en el año 2079. "Esta fue mi primera historia sobre el tópico ¿soy humano o sólo estoy programado para creer que lo soy?", expresó Dick en 1976. Las dudas planteadas en sus relatos, principalmente la cuestionabilidad de la realidad, no son simple ficción. La paranoia por persecuciones del gobierno, por la tecnología, por las relaciones personales, tienen que ver con la compleja personalidad de Dick y sus propios traumas. Quienes han analizado su obra y su vida lo describen como un personaje paranoico, con rasgos de esquizofrenia y delirio de persecución, sumido en la cultura del LSD y la heroína, incapaz de mantener una relación estable con alguna mujer, por lo cual fracasó en sus cinco matrimonios (el primero, en 1948, sólo duró seis meses) y con sus jóvenes amantes. El perfil perfecto para protagonizar alguna de sus propias obras. No parece casualidad que John Anderton tenga una doble vida y además de ser policía se interne en los callejones para conseguir 'neuroína', una droga que utiliza para evadir su deteriorada vida familiar. Al igual que las de Anderton, las relaciones familiares de Dick fueron caóticas: sus padres, funcionarios del gobierno, no se soportaban mutuamente y al parecer tampoco a sus hijos. En 1928 de ese matrimonio nacieron prematuramente los gemelos Philip y Jane Dick. Algunos textos sobre el autor registran que pasados pocos meses murió la pequeña por negligencia de sus padres: la dejaron morir de hambre. Philip hubiera corrido la misma suerte de no ser por un médico que lo atendió a tiempo. Según el biógrafo Lawrence Sutin, "quedó como el suceso central de su vida síquica". Su traumática infancia produciría en el joven Dick períodos de agorafobia, es decir, sentía terror por los espacios abiertos, incluso miedo a la gente. Philip K. Dick decidió ganarse la vida escribiendo. En su adolescencia publicó regularmente cuentos cortos en revistas de ciencia ficción, pero su primer éxito fue la novela Lotería Solar, publicada en 1954. Desde entonces los altibajos en su carrera de escritor no faltaron. Como lo poco que ganaba por sus escritos lo usaba para pagar sus deudas se sumergió en el mundo de las anfetaminas, que le permitían escribir aproximadamente 60 páginas diarias. Sin embargo hasta entonces su talento no había disminuido y fue así como en 1963 recibió el premio Hugo, el Nobel de la Ciencia Ficción, por su novela The Man in the High Castle (El hombre en el castillo). Según este relato Alemania y Japón ganaron la Segunda Guerra Mundial y el dominio nazi se ha extendido por todo el planeta. Pero su adicción por las drogas terminó hundiéndolo cada vez más en su paranoia y en los períodos en que trataba de dejarlas se recluía en centros de desintoxicación. Pero la depresión se apoderaba de él y minaba su habilidad literaria. Incluso en 1972 intentó suicidarse. Por la misma época aseguraba que era perseguido por la CIA, que miembros de esta institución habían irrumpido violentamente en su casa y utilizado explosivos para abrir su caja fuerte sin robar nada. Al parecer Dick también escribió una serie de cartas al FBI, denunciando la conspiración de una organización secreta mundial que intentaba extender una plaga, una nueva cepa de sífilis en Estados Unidos. Los hechos parecían más un relato de ciencia ficción, tanto era así que una de sus ex mujeres desvirtuó la historia de la conspiración y del robo afirmando: "Philip era un poco paranoico". Al parecer también llegó a creerse una especie de Mesías y visionario, depositario de verdades metafísicas procedentes de una entidad divina, pues según algunos textos biográficos sobre el autor en una oportunidad declaró a los medios haber sido visitado por Dios, episodio que revela en su novela Valis, que significa vasto sistema de inteligencia viva extraterrestre. Pero realidad o ficción estos hechos, plasmados en su obra, lo han convertido en uno de los escritores de ciencia ficción más reconocidos, aun hoy, 20 años después de su muerte. "Mi trabajo es el de crear universos -afirmó en una de sus conferencias-. Y los tengo que construir de tal forma que no se destruyan dos años después". Página oficial de Philip Dick

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.