Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/9/2011 12:00:00 AM

El judío de Brooklyn que era amigo por correspondencia de Gadafi

Un anciano judío de Brooklyn se ha dedicado durante las últimas décadas a un curioso pasatiempo: escribir cartas a los líderes del mundo. Desde John F. Kennedy, hasta el Ayatola Jomeini, pasando por Yasser Arafat y el recientemente fallecido Muamar Gadafi.

;
BBC
En el departamento de Louis Schlamowitz conviven pacíficamente una fotografía firmada por Kennedy junto a otra del general Manuel Noriega, en plena acción en Panamá. La foto tiene incluso una breve dedicatoria: "Con mis mejores deseos".
 
En otro rincón descansa la imagen de Schlamowitz, luciendo patillas y saludando al presidente Richard Nixon en la Casa Blanca, justo cuando el escándalo del Watergate estaba en su momento más álgido.
 
La reina de Inglaterra no forma parte de su extensa colección. Hasta el momento no le ha respondido personalmente a este hombre de 81 años, que no descansa hasta obtener el autógrafo deseado.
 
"La reina sólo le escribe a la gente que conoce", dice Schlamowitz, antiguo florista y veterano de la Guerra de Corea.
 
En total, Schlamowitz tiene unos 60 álbumes repletos de cartas y fotografías autografiadas de presidentes, estrellas de cine y héroes del deporte.

Intercambios epistolares con Gadafi

 
Todo comenzó cuando fue enviado a Corea en 1953, con el ejército de Estados Unidos. Un amigo le sugirió que usase una de las tarjetas de Navidad que le sobraban para escribirle al presidente Harry Truman a ver si éste le respondía.
 
Cuando recibió contestación de la Casa Blanca, le dijo Schlamowitz a Laura Trevelyan, corresponsal de la BBC en Nueva York, fue que nació su vocación.
 
Schlamowitz comenzó a escanear los diarios y a tomar nota de los cumpleaños y aniversarios de las figuras públicas.
 
"No todo el mundo contesta, pero la mayoría lo hace", dice. "Les escribo cosas lindas, pero eso no quiere decir que no sea sincero".
 
Schlamowitz, un judío religioso, se ha carteado prolíficamente con líderes del Medio Oriente que no reconocen al Estado de Israel. Esto le ha valido, en más de una ocasión, el regaño de algunos rabinos.
 
"Eso no quiere decir que esté de acuerdo con ellos, sólo quiero añadirlos a mi colección", comenta.
 
Uno de sus amigos por correspondencia con los que se ha escrito con más frecuencia es el exlíder libio Muamar Gadafi. Schlamowtiz le escribió, por ejemplo, para felicitarlo por el aniversario de su revolución. Como respuesta, recibió extensas misivas criticando las políticas de EE.UU. e Israel.
 
"Dejé de escribirle en el año 2000. Me harté de tanta propaganda", le dijo Schlamowitz a la BBC.

La felicidad está en la respuesta
 
Su afición por escribir cartas a mandatarios hostiles a Estados Unidos despertó el interés de varias agencias estadounidenses, como la CIA, el FBI, y el Departamento de Seguridad Interna, que le hicieron una serie de visitas a lo largo de los años.
 
A los ojos de la CIA, su relación con Gadafi resultaba incomprensible: ¿Cómo podía ser amigo por correspondencia del líder de un gobierno que podría estar detrás del atentado de Lockerbie?
 
Pero a pesar de los interrogatorios, Schlamowitz está orgulloso de sus álbumes sobre Medio Oriente, que comparte con los coleccionistas que se acercan hasta Brooklyn para admirar su colección.
 
"Me siento bien cuando me responden. No soy alguien especial, soy una persona común y corriente, pero ahora, soy parte de la historia", dice Schlamowitz.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.