Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2015/09/05 22:00

La museóloga y su legado

Pocas mujeres tienen en su cabeza y corazón el panorama del arte en Colombia como Emma Araújo de Vallejo.

Una de las primeras historiadoras del arte académicamente formadas de Colombia, Araújo editó la más completa antología de la obra de Marta Traba, la crítica de arte colombo-argentina que fue su amiga cercana y su compañera intelectual. Desde 1974, Emma dirigió el Museo Nacional y le dio un necesario revolcón, al procurarle una necesaria identidad cuando decidió que fuera el museo de la historia de Colombia. A través de su vida profesional, Araújo aportó su sapiencia a muchas otras instituciones y dejó una profunda huella. Por eso, William Alfonso López, miembro del grupo de Investigación, Museología Crítica y Estudios de la Universidad Nacional de Colombia, publicó Emma Araújo de Vallejo: su trabajo por el arte, la memoria, la educación y los museos, un libro en el que recoge su legado. Sobre la obra, basada en 90 horas de grabaciones y entrevistas, la museóloga dijo a SEMANA: “Es un orgullo haber logrado que los museos y las exposiciones enseñaran algo, y haberlo hecho con tranquilidad y dedicación”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.