Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2016/04/21 19:35

Prince, el genio que rompió con las reglas de la música

En el día de su muerte, la lista de adjetivos para calificar a este rompedor artista estadounidense parece infinita. Prince demostró un audaz y peculiar estilo y no estuvo libre de controversias a lo largo de su carrera.

Prince nació en Minneapolis el 7 de junio de 1958. Foto: AFP
;
BBC

"No recen por mí todavía", les dijo Prince a sus fans hace unos días.

Fue durante su regreso a los escenarios tras una enfermedad que le había llevado a cancelar dos de sus conciertos e incluso a pasar por un hospital de Illinois el fin de semana pasado.

Pese a esas señales de alerta, la noticia de su muerte llegó este jueves como algo inesperado.

Fue una forma de marcharse en línea con la figura de un artista que fue a la vez extravagante, ostentoso y llamativo, pero celoso de su vida privada.

Su innovadora música combinó rock, funk y pop, jazz y R&B; ganó siete premios Grammy, un Oscar a la mejor canción y vendió más de 100 millones de álbumes a lo largo de su carrera.

En el día de su muerte, la lista de adjetivos para calificar a este rompedor artista parece infinita.

Versátil y pionero

Nacido en Minneapolis el 7 de junio de 1958, Prince fue un prolífico compositor y artista desde una edad temprana: cuentan que compuso su primera canción cuando tenía 7 años.

Hijo de un pianista y una traajadora social, Prince se mantuvo fiel a su ciudad de origen y no cambió su residencia para trasladarse al galmuroso Hollywood.

Cantante, compositor, guitarrista y arreglista, Prince grabó más de 30 discos.

Entre sus éxitos más destacados están Let‘s Go Crazy, When Doves Cry, Purple Rain, Little Red Corvette, 1999, Raspberry Beret, Kiss, Batdance y Controversy.

También compuso canciones para otros artistas como el caso de Nothing Compares 2U, que la irlandesa Sinead O’Connor convirtió en gran éxito global en 1990, y Manic Monday, de The Bangles.

Prince ganó el Oscar a mejor canción original en 1084 por Purple Rain, de la película del mismo nombre que el artista protagonizó.

El Prince más personal

Quizá el Prince más desconocido es el que describen quienes lo conocieron personalmente, que resaltan su sentido del humor y su generosidad.

Dicen que era tan divertido, que se podía haber dedicado a hacer monólogos de humor, y también señalan que siempre estaba ahí para ayudar a un amigo o a desconocidos que atravesaran un mal momento.

"Me cambió la vida", le dice a BBC Mundo Suzanne Hell, actriz que coincidió con Prince a finales de los 1970, cuando todavía no era tan conocido.

"Yo era una adolescente de 16 años que acababa de llegar a Los Angeles desde San Luis, Misuri, para mi primera película.

"Empezamos a hablar y en esa primera conexión, pude ver que tenía ante mí a un grande. Su energía era impresionante", cuenta Hell.

"Por primera vez sentí que está bien ser diferente, fue algo muy significativo para mí, me dio esperanza".

Suzanne Hell y Prince se reencontraron años después, en 1985, en una discoteca de Los Angeles. Prince se acordaba de ella y la sacó a bailar.

"Todos despejaron la pista de baile para nosotros, bailamos la canción America", recuerda emocionada.

"Cuando esta mañana oí la noticia de su muerte fue como si se derrumbara una pared de ladrillo, me vine abajo. Estoy muy triste, era una persona con energía y creatividad increíbles, además de ser amable, divertido y muy generoso".

Controversias sonadas

Prince demostró un audaz y peculiar estilo y no estuvo libre de controversias.

Más allá de su original apariencia, sus letras provocadoras -sobre todo para los años 1980- y su imagen ambigua son conocidos sus conflictos con las casas discográficas.

El más sonado le hizo cambiar su nombre en 1993, cuando por un desencuentro con su antigua compañía discográfica le prohibieron el uso del nombre Prince para cualquier acción comercial.

Entonces anunció que había que llamarlo "El arista antes conocido como Prince" y posteriormente cambió ese título por un símbolo de imposible pronunciación que mostraba una suerte de combinación de los signos masculino y femenino.

También se opuso a la "esclavitud" que según él le suponían los contratos discográficos y que le impedía producir su propia música.

En algunas ocasiones regaló sus discos y recientemente había comprado todo su catálogo.

También sembró polémica con algunas de sus canciones, con letras que se consideraron demasiado explícitas para la época, y con su imagen andrógina y sensual sorprendente a finales de los 1970 y la década de los 1980.

"¿Soy blanco o negro? ¿Soy heretorsexual o gay?", fue una de las frases con las que desafió a quienes quisieron definirlo con una etiqueta.

Un espíritu libre

La mayoría de homenajes que se suceden este jueves señalan la individualidad y la independencia como rasgos característicos de alguien que fue inspiración para muchos.

Saber esto habría hecho muy feliz a Prince, ya que cuando en una entrevista le preguntaron en qué categoría incluiría su música, respondió:

"Lo único que puedo pensar, porque no me gustan las categorías, es en la plabra inspiradora".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.