Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2008/02/02 00:00

El libro de la selva

Con fotografías que muestran la interacción pacífica entre los animales y los humanos Gregory Colbert ha conquistado millones de personas.

El libro de la selva

C uando se le pregunta a Gregory Colbert qué soñaba ser cuando grande, responde sin dudarlo: "un elefante". Ese animal es el tótem personal de este fotógrafo y documentalista canadiense desde su infancia, cuando sus compañeros de colegio comparaban sus grandes orejas con las del paquidermo. Pero lejos de traumatizarse, como temían sus padres, Colbert desarrolló un gran amor por los animales. Lleva 17 años viajando a diferentes lugares del mundo para crear con su lente un gran bestiario universal, en busca de la esencia de los elefantes, los grandes felinos, las ballenas, los simios y muchos otros. Su razón de ser en la vida es crear conciencia, a partir del arte, de que el ser humano debe tratar a las demás especies como iguales con los que puede vivir en armonía.

De eso trata su exposición Ashes and Snow (Cenizas y nieve) que desde el 19 de enero se tomó la plaza del Zócalo en Ciudad de México. La entrada es gratuita y a la fecha ha roto todos los récord de asistencia a un evento de este tipo en ese país. Este concepto, llamado Museo Nómada, fue creado por Colbert para exponer su obra por el mundo, y sus anteriores paradas lo han llevado a Nueva York, Los Ángeles y Tokio. Si bien en estas oportunidades fue el arquitecto japonés Shigeru Ban quien los diseñó, el de México fue realizado por el arquitecto colombiano Simón Vélez, quien diseñó y construyó en guadua una gigantesca estructura de 5.100 metros cuadrados. "Es una idea basada en la noción de la danza, un edificio que se mueve, que no es estático, que es ágil y que tiene conversaciones de diferentes maneras con diferentes ciudades", explicó a SEMANA Colbert, quien considera a Vélez un arquitecto visionario,

Una vez concluido su paso por México, el museo será desmontado y los materiales se utilizarán para "crear un lugar de uso comunitario como una escuela o un auditorio. Estamos pendientes de lo que decida el jefe de gobierno de la ciudad", contó Vélez a esta publicación.

Así como con cada nuevo destino se levanta una edificación especial, la obra también se va renovando y sigue en proceso de construcción. Colbert viaja año tras año para tomar más fotos y crear nuevos vínculos con otras culturas y especies animales. La exhibición se construye a partir de fotografías a gran escala en sepia e impresas en papel japonés hecho a mano. Además se puede ver un video que muestra las imágenes en movimiento, pues mientras Colbert toma las fotos, un equipo de cinematógrafos va filmando las escenas. La muestra se desarrolla como la historia de un hombre que le escribe 365 cartas a su esposa, una por cada día del año, en las que le cuenta sobre sus encuentros con los animales. La narración hace parte de una novela epistolar escrita por el fotógrafo en 2004.

Cada una de sus fotografías puede llegar a costar hasta más de 300.000 dólares y algunas de ellas han sido compradas por personajes como la diseñadora Donna Kara y el actor Brad Pitt. Además de ese valor, Colbert recibe el apoyo del Instituto Rolex y de otros patrocinadores privados.

Trabaja tanto con animales salvajes como algunos que están acostumbrados a la presencia humana. "Cuando se logra la confianza se pueden crear imágenes más específicas y creo que esos son los milagros que han ocurrido durante estos 17 años. Pero el proceso sólo puede funcionar cuando hay espacios compartidos. Los animales no siguen mis órdenes, son ellos mismos, viven y siguen su propia voz", reveló.

Quizás el secreto que quiere transmitir es que ha logrado conservar su capacidad de asombro ante la fauna. La gente que ve sus fotos y videos suele quedar pasmada y silenciosa ante la calma imponente que transmiten. "Pienso que la naturaleza de la emoción humana es amar algo sin poner limites. Yo creo que mi amor por los animales viene de mi gusto por la vida", aclara Colbert. Al final, su obra no es más que una expresión de amor.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.