Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/12/2013 12:00:00 AM

El mago carterista

Apollo Robbins no es un ladrón cualquiera, pues aunque les advierte a sus víctimas que les va a quitar sus pertenencias ellas caen en el truco. Esta es la historia del estadounidense que convirtió el hurto en un espectáculo de magia.

Osado. Esa es la palabra que mejor describe a Apollo Robbins. Él es capaz de sacarle las tarjetas de crédito a una persona y devolverle la billetera desocupada sin que se dé cuenta, pero no hay por qué preocuparse. Por algo se hace llamar el Caballero Ladrón, pues al final de su acto siempre entrega los anillos, relojes, dinero y teléfonos celulares que le quita a los despistados espectadores. Incluso tuvo la gentileza de devolverles las agendas, llaves del carro y placas de Policía a los guardaespaldas del Servicio Secreto que protegían al expresidente Jimmy Carter cuando se los encontró en un espectáculo en Las Vegas.

Aunque Robbins ya es famoso en esa ciudad, muchos en el círculo de la magia todavía lo consideran el secreto mejor guardado del negocio. Eso está por cambiar. Un artículo publicado en la revista The New Yorker tiene a más de uno hablando del artista y desde psiquiatras hasta varios departamentos de Policía en Estados Unidos quieren contactarlo para que les ayude a descubrir los misterios del comportamiento humano.

Desde niño, Robbins estuvo expuesto al mundo del crimen ya que sus hermanos medios, mucho mayores que él, se dedicaban a robar. Sin embargo, el joven sufría de una discapacidad y tenía que usar un aparato ortopédico en las piernas, así que nunca pudo unirse a la banda. Lo que sí hizo fue conocer todos los trucos y cuando a sus 15 años vio a un mago en una feria, decidió que quería montar un show con sus engaños.

Entonces se retiró del colegio para irse a vivir a Las Vegas, donde consiguió su primer empleo en un restaurante. Su trabajo consistía en entretener a los clientes mientras esperaban mesa. “Eso fue mi universidad”, dice. No es para menos, pues durante cuatro años practicó su rutina cinco horas diarias de miércoles a domingo. Eventualmente la perfeccionó tanto, que nadie podía explicar cómo sacaba las cosas del bolsillo de sus ‘víctimas’. Ni siquiera él: “Me frustraba no poder contarle a otros artistas qué era lo que estaba haciendo”, admite. Así, empezó a leer textos neurológicos, a visitar cárceles para aprender las técnicas de carteristas de verdad y a explorar disciplinas que le permitieran mejorar aún más su técnica.

“Me di cuenta que la atención es como el agua: fluye y se puede dirigir hacia el canal que uno escoja”, dice. El mago focaliza la atención de sus ‘víctimas’, por ejemplo, en una moneda. La persona se concentra tanto en ella que descuida el resto y en ese momento Robbins aprovecha para quitarle el reloj, las gafas y hasta la corbata anudada sin que el participante se dé cuenta. Esa explicación interesa a neurólogos y productores de programas de televisión por igual y ahora muchos lo buscan para que les dé más detalles sobre cómo se puede manipular la mente.

De hecho, el año pasado participó en el programa Juegos Mentales en el que expertos explicaban cómo funciona el cerebro y cómo se puede engañar. Incluso el Departamento de Defensa de Estados Unidos lo contactó para indagar las técnicas de los carteristas y aplicarlas en el ámbito militar. Es más, el organismo abrirá un centro de investigación en la prestigiosa Universidad de Yale y Robbins será profesor asociado de algunos cursos.

El mago continúa viviendo de sus asesorías y de espectáculos en eventos corporativos y ya está preparando una nueva rutina. “Algunos dicen que es imposible, pero quiero llenar un teatro y darle un sobre con un corazón a cada espectador. La idea es que al final se los haya quitado a todos. Será la única vez que no devuelva lo que he robado”.

Video 1 - Apollo Robins, juegos mentales
 


Video 2 - Cuán fácil es engaño nuestro cerebro 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.