Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1997/06/09 00:00

EL NUEVO TIMONEL

El manizaleño Gabriel Jaramillo Sanint asume el mando de la nave de Bancoquia con su nueva divisa española.

EL NUEVO TIMONEL

El nombre de Gabriel Jaramillo Sanint tal vez no le suene mucho al común de los colombianos. Sin embargo este manizaleño de 48 años es considerado entre los expertos como uno de los hombresmás preparados en el negocio financiero, no sólo en Colombia sino en Latinoamérica. Precisamente el hecho de no ser muy conocido en su país tiene que ver con que gran parte de su trayectoria la ha desarrollado afuera. Graduado de la California State University, con maestría en finanzas y mercadeo internacional, Jaramillo inició su carrera en el Citibank como director del grupo corporativo mundial, en Bogotá, pero pronto emigró a Chile para convertirse en el representante para Chile, Perú y Bolivia del Marine Midland Bank. A mediados de los 80 fue fichado nuevamente por el Citibank, primero en Miami y luego en México, donde se estabilizaría hasta ser nombrado presidente en 1992, un año después de haber regresado brevemente al país con la misión exclusiva de montar nuevamente el Citibank. Para ese momento su fama como experto negociante había llegado tan alto que la Organización Luis Carlos Sarmiento Angulo decidió contratarlo como su asesor internacional, cargo que ocupó por dos años hasta 1996, cuando el Banco Santander de España, que ya tenía puestos los ojos en Latinoamérica _una región que apenas estaba abriéndose a la internacionalización de la banca_, lo incorporó a sus filas. El encargo era específico: ponerse al frente de las nuevas inversiones del Santander en la región. Jaramillo se convirtió en el artífice de la compra del Banco Mexicano, en México; del Banco de Venezuela, en Venezuela; del Banco Giral, en Brasil, y por último del Banco Comercial Antioqueño, en Colombia, en una operación que culminó la semana pasada con su nombramiento como presidente del mismo. Quienes lo conocen afirman que Gabriel Jaramillo es un hombre tímido y reservado a quien poco le gusta figurar. Su estrategia es más bien la del bajo perfil con resultados efectivos. Y eso es, precisamente, lo que se propone al frente de Bancoquia. Ahora que la internacionalización de la banca está generando cada día mayores retos en competitividad, eficiencia y tecnología, la táctica de Jaramillo estará centrada en el servicio, de manera que sea el banco el que busque al cliente y no al contrario. La experiencia y el conocimiento del medio serán, sin duda, sus mejores armas para culminar con éxito este nuevo desafío. Sin embargo, más allá de sus estrategias internas, lo cierto es que en un momento en que los colombianos se encuentran en estado de alerta por la llegada al país de la banca española, Jaramillo tendrá que demostrar que en la banca, como en su propia vida, las fronteras se diluyeron.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.