Lunes, 23 de enero de 2017

| 2006/04/15 00:00

El ocaso de las divas

Tras la muerte de Rocío Dúrcal, las demás grandes estrellas españolas se debaten entre las enfermedades, los problemas económicos y el olvido.

La recientemente fallecida Rocío Dúrcal

Con una edad indefinible (aunque todas son mayores de 50 años), las divas españolas han vivido en los últimos años de las glorias de su pasado. Rocío Jurado, Isabel Pantoja y Paloma San Basilio se resisten a retirarse del mundo del espectáculo y a desaparecer de las revistas del corazón como Hola, Interviú, Semana y Diez Minutos, que constituyen la prensa más leída de España y que no han cesado de relatar y fotografiar su decadencia. Jurado sufre un cáncer muy serio, Pantoja admite que tiene problemas de dinero y Paloma sobrevive cantando en shows musicales en los teatros de Madrid.

La evolución del cáncer de páncreas de Rocío Jurado, diagnosticado en 2004, ha sido profusamente difundida por la prensa del corazón, con sus recaídas, sus restablecimientos y sus sucesivos tratamientos y hospitalizaciones. Ella y su esposo, el torero José Ortega Cano, han sido siempre protagonistas de estas revistas, que enviaron corresponsales a Houston, Estados Unidos, para cubrir de primera mano el fallido tratamiento al que se sometió la cantante a principios de este año. Rocío Jurado regresó a su casa en La Moraleja, Madrid, después de haber estado internada desde finales de marzo en el Hospital Montepríncipe, con pronóstico reservado, y varios medios aseguran que su familia ha tenido que hipotecar parte de sus propiedades para hacer frente a los costosos tratamientos y hospitalizaciones.

Jurado, llamada "La tonadillera", "La chipionera" y "La más grande", ha sido celebrada como la cantante más importante de España por su temperamento y su voz, que le valieron el reconocimiento como "La voz de España" durante más de 40 años. Nacida en Chipiona, Cádiz, en 1944, consiguió la fama en los años 60 gracias a películas como Los guerrilleros y a sus giras como cantante. En su infancia le llamaban "la niña de los premios" porque ganaba todos los concursos de las emisoras de radio. Su primer premio lo obtuvo en 1958 en Radio Sevilla y consistió en 2.000 pesetas, una gaseosa y un par de medias. Su interpretación de la música española la llevó a convertirse en una de las preferidas del dictador Francisco Franco, y su belleza fue premiada a finales de los 60 en los concursos Lady España y Lady Europa, lo cual contribuyó a consolidar su fama internacional. A mediados de los 70 se casó con el campeón de boxeo Pedro Carrasco, con quien tuvo una hija y de quien terminaría divorciándose. En 1992 se casó por segunda vez con el matador de toros Ortega Cano, con quien tuvo dos hijos. En todo este tiempo, "La chipionera" jamás interrumpió su carrera ni pensó en retirarse, y pese al cáncer que la aqueja, en los últimos años ha continuado lanzando discos y ofreciendo conciertos. Sus discos más recientes son La más grande (2001), que incluye su éxito Se nos rompió el amor, y Hierbabuena y nopal, lanzado en 2003 y cuya promoción tuvo que interrumpir a causa de la enfermedad.

Por su parte, Isabel Pantoja, "La reina de la copla", estuvo hace poco hospitalizada durante cinco días por un aumento de azúcar en su cuerpo y ha reconocido públicamente tener problemas de dinero. Algunas revistas del corazón indican que la cantante podría terminar salpicada por el reciente escándalo de corrupción política de Marbella, debido a que ha tenido propiedades en esa ciudad y a que su compañero sentimental, Julián Muñoz, fue alcalde de dicha localidad y lo investigaron por corrupción. De hecho, Isabel Pantoja reconoció estar "preocupada" por la suerte judicial que podría correr su pareja en un proceso que involucra a más de 20 personalidades de Marbella, entre ellos la alcaldesa y el jefe de Policía.

Pantoja, nacida en Sevilla en 1956, se ha negado a divulgar la enfermedad que padece y que le ha impedido presentarse ante el público recientemente. Hija de artistas gitanos, se inició como 'bailaora' en 'tablaos' flamencos en los cuales actuaba con otros miembros de su familia. En 1974 lanzó su primer disco como cantante, pero la fama y la fortuna le vinieron aparejados cuando conoció y se enamoró del torero Francisco Rivera 'Paquirri', con quien se casó en 1983 y con quien tuvo un hijo. Sin embargo, Paquirri murió en los ruedos en 1984 y por muchos años Isabel Pantoja fue conocida por el triste título de 'La viuda de España' que le dio la prensa del corazón. La depresión por la muerte de su marido la marginó de los escenarios durante más de un año, pero regresó para consolidarse como la más importante cantante folclórica de España, combinando coplas de antaño con baladas modernas. Desde mediados de los 80, los medios le atribuyeron toda suerte de romances, algunos con figuras latinoamericanas como el actor puertorriqueño Oswaldo Ríos, ex novio de Shakira. Pero Pantoja mantuvo ante su público no tener ninguna relación y en 1996 adoptó una niña en Perú, tras lo cual manifestó su deseo de retirarse para dedicarle más tiempo a su familia. De hecho, estuvo retirada durante cinco años de los escenarios, aunque lanzó varios discos como Mi canción de Navidad, Sinfonía de la copla, Amores eternos y otras antologías. En febrero pasado reapareció en un concierto en Buenos Aires y preparó una larga gira en España y Latinoamérica que no ha podido cumplir debido a sus recientes problemas de salud.

La más activa de las divas españolas es Paloma San Basilio, que se queja del olvido del gran público y que ha decidido refugiarse en los shows musicales para continuar con su carrera. Sus últimas empresas han sido My fair Lady y Víctor Victoria, obras que lleva varios meses presentando en el Teatro Coliseum, de Madrid. Paloma es una de las grandes marginadas de la prensa del corazón en España porque ha elegido llevar una vida tranquila, lejos de la presión de los paparazzi, que prefieren otras divas con más escándalos y romances. Nacida en Madrid en 1950, Paloma cumplió hace poco 30 años de éxitos que han ido decayendo con el paso del tiempo. Hace poco resumió su posición con estas palabras: "Yo creo que el divismo puede tener algún sentido como palabra que alude a la capacidad de hacer algo de una manera especial y por encima de la media. Pero creo que para llegar a ser un divo tienes que hacer también un aprendizaje como ser humano, lejos del distanciamiento o de la frialdad".

Ninguna nueva cantante ha podido reemplazar a estas grandes divas españolas de la canción y su llama se apaga lentamente por el paso del tiempo y los cambios en el gusto musical de las nuevas generaciones que ya no creen en las divas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.