Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/8/2006 12:00:00 AM

El olfato del éxito

La película 'El Perfume', basada en la novela homónima del escritor alemán Patrick Süskind, está arrasando en Europa, y su conquista en las taquillas ya se huele en todo el mundo.

En 1985, el escritor Patrick Süskind conmocionó a los lectores con la impresionante historia de Jean-Baptiste Grenouille, un hombre dotado con un olfato extraordinario que asesinaba mujeres buscando el perfume perfecto. Desde entonces fueron muchos los que imaginaron transformar ese mundo de olores en imágenes, y trasladar a la pantalla grande las sensaciones olfativas que Süskind consiguió transmitir en su best seller, que ha vendido más de 15 millones de ejemplares en 40 idiomas.

El famoso director Stanley Kubrick soñó siempre con filmarla, pero murió sin conseguirlo. Por su parte, Steven Spielberg y otros directores consideraban este libro imposible de ser llevado al cine. Pero los alemanes lo lograron. El productor de las películas El nombre de la rosa y La caída, Bernd Eichinger, tardó 20 años en obtener el permiso de Süskind, cuya renuencia a ceder los derechos de su obra desalentó a decenas de productores. "Era un reto inspirador, pero era una cuestión de lenguaje. Igual que Süskind lo logró literariamente, yo quería saber hasta dónde podía llegar el lenguaje cinematográfico", dice el cineasta alemán Tom Tykwer, reconocido por su película Corre Lola corre, y encargado de dirigir la versión cinematográfica del libro. Se trata de la película más cara del cine alemán (50 millones de euros), y ya la han visto más de tres millones de espectadores.

La película transcurre en el siglo XVIII y consigue transmitir los olores y la miseria de aquella época. Está protagonizada por Ben Wishaw, un casi desconocido actor inglés de teatro, acompañado por Dustin Hoffman y por una actriz inglesa de 16 años, Rachel Hurd-Wood. "El problema de esa época es que en la literatura y la pintura siempre se muestra idealizada, con muchos jardines y palacios, pero hay que recordar que la aristocracia era menos de un 2 por ciento de la población, y el resto de la gente vivía en un ambiente de pesadilla, con jornadas laborales infernales y sin ninguna higiene", dice Tykwer.

Los 5.000 extras que participaron en el filme fueron vestidos de manera excepcional, con ropas raídas, mugrosas y salpicadas de lodo, y les maquillaron incluso los dientes para mostrar la caries que todo el mundo sufría en aquel tiempo. Para reconstruir los ambientes de la época, también llenaron de fango y lodo las calles del Barrio Gótico de Barcelona, donde fue filmada buena parte de la película. Las demás escenas se grabaron en Gerona y Munich. Según Tykwer, Barcelona tenía "la sustancia y texturas" idóneas para reconstruir la París del siglo XVIII, que entonces no era bella, sino "excesivamente sucia, apestosa y llena de gentes que vivían en la miseria".

"Hubo días de la filmación en que realmente el Barrio Gótico olía a esa París, con las calles enfangadas y sucias y el sudor de un ejército de extras; muchos de ellos decidieron no bañarse para 'contribuir' a la película. Es increíble y mágico que, en medio de este hedor, haya nacido el hombre con un olfato prodigioso capaz de crear el perfume soñado por todos para seducir al mundo entero", dijo a SEMANA Joseph Serra, quien participó en la película.

La crítica europea ha aplaudido al director Tom Tykwer porque supo "convertir la cámara en la nariz ansiosa y exquisita del protagonista", y al actor principal Ben Wishaw, quien estudió la forma como olfatean los animales para interpretar a Jean-Baptiste Grenouille. Tykwer lo escogió tras verlo actuar en Londres: "Es peligroso e inocente al mismo tiempo, despierta miedo y compasión, es perfecto". .

"Me hice consciente del instinto del olfato, del poder que tienen los olores entre los animales, y con ese instinto que está en nuestros genes olí muchas cosas diferentes y nunca olvidaré la fragancia de la chica de la claqueta", dice Wishaw.

El Perfume pasará a la historia del cine como la película con la mayor escena de desnudos. Más de 700 figurantes se desnudaron en una misma plaza, según el guión, seducidos por el perfume perfecto creado por Grenouille. Fue la escena más difícil de lograr y es la más impactante del filme. Para que la masa de gente desnuda transmitiera sensualidad en la pantalla, Tykwer acudió al prestigioso grupo de teatro de vanguardia catalán La Fura dels Baus, que creó la coreografía de la escena y cuyos actores se introdujeron en el gentío para animar y acompasar el desnudo colectivo y los movimientos de la masa de cuerpos. La Fura dels Baus se hizo famoso al coreografiar la apertura de los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992, y además de sus sorprendentes obras de teatro callejero, sin diálogos, pero con mucho movimiento y ritmo, es el grupo pionero en Europa en la realización de coreografías creativas para grandes espectáculos. .

"Es la escena más lograda, y resultaba la más clave, porque era necesario mover a centenares de personas y trabajar la expresión de sus cuerpos. Esta escena, en la que todos acaban desnudos y entregándose al amor, más que sexual es emocional, y el resultado, teniendo en cuenta que la mayoría de los 700 figurantes no eran actores profesionales, está cerca del movimiento de una danza", dijo Tykwer.

"Cuando me propusieron desnudarme en grupo acepté de inmediato", dijo a SEMANA la extra barcelonesa Sol Arasa. "Fue una experiencia estupenda, aunque al principio muchas y muchos nos cortamos (avergonzamos) y no sabíamos cómo comportarnos ante las miradas y la desnudez de los demás, pero los actores de La Fura supieron dirigirnos, hicieron que nos lo tomáramos como una fiesta lúdica y la verdad, me divertí muchísimo".

La película también es un gran canto a la belleza de las pelirrojas. El cabello rojo es una obsesión de Süskind y en Alemania y parte de Europa hay un refrán que dice que "las pelirrojas huelen distinto". Ellas se convierten en la obsesión olfativa de Grenouille, que las persigue y las mata para obtener su aroma. "Las cabelleras rojas iluminan la pantalla y la joven Rachel Hurd-Wood se muestra como la esencia más sublime que el perfumista Grenouille busca para completar su perfume perfecto; esta es una de las más logradas adaptaciones cinematográficas de un libro", dijo a SEMANA el crítico español Mario Andués.

Dustin Hoffman es otro de los atractivos del filme, con su interpretación del perfumista en decadencia, Giuseppe Baldini, quien recupera la fama perdida gracias a Grenouille.

Con todos estos elementos visuales y olfativos, Tom Tykwer ha creado para los críticos una película tan singular y extraordinaria como el libro de Süskind. Su éxito mundial ya se huele en Europa, pues, como dice Andués, "El Perfume' pasará a la historia como la mejor película sobre el enigmático, profundo y fugaz mundo de los olores".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.