Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/2/1993 12:00:00 AM

El Padrino IV

La hija de Marlon Brando afirma que su padre es igual a Don Corleone y lo acusa de ser el autor intelectual del asesinato de su novio.

HAN PASADO tres años desde la noche en que Christian, el hijo mayor de Marlon Brando, asesino a Dan Droller, el novio de su hermana Cheyenne, en la lujosa mansión del actor en Los Angeles. Desde ese día las acusaciones entre los Brando y los Droller no han cesado. Los padres del joven tahitiano acusaron al primogénito del actor de asesinato premeditado y a la novia de su hijo de haber instigado su muerte. Ahora, Cheyenne, la hija del actor, agrega un nuevo ingrediente a esta trágica historia: ha acusado a su padre de ser el autor intelectual del crimen de su novio, señalando además que el actor la recluyó en un "asilo de locos,' para evitar que ella declarara en el juicio.
El caso es que, aunque la justicia ya dictó su veredicto, la confusión de los hechos y la personalidad de los implicados ha logrado mantener durante todo este tiempo la atención sobre el caso. No en vano se trata de dos de los hijos de Marlon Brando, uno de los más grandes y más controvertidos mitos del cine. Dos jóvenes a quienes la fama y el dinero de su padre parecen haber traído una vida de infelicidad y tragedia. Mientras Christian paga su condena en la cárcel, su hermana Cheyenne ha pasado estos tres años entre las clínicas de reposo y los estrados judiciales.
Christian, fruto del matrimonio de Brando con Anna Kashfi, nació cuando ya sus padres estaban separados y fue la victima de la terrible batalla legal que la pareja protagonizó por su custodia. A los 13 años fue secuestrado por su madre, y abandonado en una comuna de hippies, donde los detectives de su padre lo hallaron casi moribundo.
Con serios problemas emocionales, un bajo cuociente intelectual y un temperamento violento, Christian ha sido protagonista permanente de escándalos por abuso de drogas y alcohol, delincuencia y depresiones derivadas de sus fracasados intentos por destacarse como actor.
Cuando ocurrieron los hechos, el 16 de mayo de 1990, el actor senaló a la policia que se había tratado de "un accidente". No obstante, Christian fue acusado de homicidio sin beneficio de excarcelación. Pero debido a algunos errores en su detención, Marlon Brando logró sacarlo libre pagando una fianza de 10 millones de dólares. Para reunir el dinero el actor señalo que tuvo que hipotecar su lujosa mansión. Cheyenne, quien esperaba un hijo de Dag Droller tenía siete meses de embarazo- fue recluida inmediatamente por su padre en una clinica de reposo debido al fuerte shock que sufrió. Luego de dos intentos de suicidio, la joven huyo a Tahití, donde nació su hijo Tuki.
Ocho meses después del crimen en enero de 1991 Christian Brando se presento a los tribunales.
Aunque inicialmente se declaró inocente, la perspectiva de una condena a cadena perpetua en caso de que se demostrara lo contrario, lo llevó por consejo de su abogado a declararse culpable de homicidio voluntario. El juicio culminó con ese veredicto y una sentencia a 10 años de prisión. Cheyenne, sin embargo, no asistió al juicio. Acusada por la familia de su novio de ser cómplice del crimen, durante ese tiempo fue recluida en una elegante clínica siquiátrica francesa por su padre, quien señaló entonces: "Ella es inocente pero sicologicamente es muy frágil y trato deprotegerla". En septiembre de ese año un juez de Tahití dictó una orden de arresto contra Cheyenne y la joven fue llevada en un avión militar a la isla, donde rindió declaración. Los abogados de su padre lograron la excarcelación y su reclusión en un hopital siquiátrico de San Francisco, EE.UU. (El pasado 2 de mayo el juez tahitiano declaró el sobreseimiento del caso contra Cheyenne).
Pero lejos de aclarar la cosas, las declaraciones de Cheyenne enturbiaron aun más el "caso Brando". Ahora ella sindica a su padre de ser el autor intelectual de la muerte de su novio. La hija del actor basa su acusación en el hecho de que esa noche en la que su padre los había invitado a comer, Brando le pidió a Christian que llevara el arma a la casa. (Durante el juicio Brando señaló que lo hizo por prevención ante el temor de que su hijo quien ha tenido serios problemas emocionales y abuso de drogas y alcoho-anduviera armado).
Cheyenne aseguró al Juez que el actor era consciente de su ascendiente sobre Christian quien es debil mental. "A quien tenía completamente dominado. El era incapaz de hacer nada sin que mi padre se lo ordenara, y también era incapaz de negarse a hacer lo que él le pidiera,'. Cheyenne relató que al llegar a la casa su padre le había relatado a Christian los problemas que ella tenía con su novio. "Durante la comida Christian se enfureció inexplicablemente con Dag, lo acusó de maltratarme físicamente y le dijo que lo mataría. Pocos minutos después, mientras ella estaba en la cocina, oyó el disparo y vio a Christian, quien salía del salón diciendo "Ya lo he hecho, lo mate.
"Yo pense inmediatamente en El Padrino", confesó Cheyenne hace poco en una extensa entrevista a la revista francesa Paris Match, donde muestra un oscuro retrato sobre la personalidad de su padre. La hija del actor asegura que Brando es una fiel copia de Don Corleone.
"Mi padre ha presentado su vida en una manera diferente pero 'El Padrinon es la verdadera imagen de Marlon Brando. Quiere tener un control absoluto sobre la familia y ha manipulado nuestras vidas a su antojo". Según Cheyenne, el actor nunca estuvo de acuerdo en la relación amorosa con el joven tahitiano con quien vivía hacía tres años, a quien culpaba de iniciarla en la droga, y ya había hecho varios intentos por separarla de Droller. "Un día el llegó a la isla y me dijo que debía regresar a Los Angeles para ocuparme de él. El tenía 63 años y yo 17 y él vivía con mi madre", senaló la joven a la revista. "Yo siempre he sido la victima de Marlon Brando.
El cordero sacrificado en aras de su bienestar personal ".
Lo cierto es que las acusaciones de Cheyenne, quien ha pedido que se sindique a su padre de la muerte de su novio, coinciden con la tesis que ha sostenido todo el tiempo la familia de Dag Droller: que fue un asesinato premeditado. Y aunque la justicia ya dictó su veredicto el "caso Brando" parece que aún no se ha cerrado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.