21 noviembre 2012

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

El papa ratifica los dogmas de la fe y saca a la mula y al buey del pesebre

LIBROSu libro 'La infancia de Jesús' , que aparece este miércoles en 50 países, es la obra de un teólogo al que no le tiembla el pulso enfrentarse a San Agustín y echar a un lado lo que llama "sensiblerías".

El papa ratifica los dogmas de la fe y saca a la mula y al buey del pesebre. Esta es la portada del libro del actual pontífice de la iglesia católica.

Esta es la portada del libro del actual pontífice de la iglesia católica.

Foto: EFE

El papa Benedicto XVI no se anda con cuentos. Ese puede ser el balance de su obra ‘La Infancia de Jesús’, que sale este miércoles a la venta en 50 países a un precio de 17 euros (unos 40 mil pesos colombianos).

Y es que Joseph Ratzinger le quita encanto y cierta fantasía a la vida de Cristo
para ir directo a los hechos, en ejercicio de su condición de teólogo. No le parecen cuadrar, por ejemplo, que se pinte a la virgen María con extrema "sensiblería" a la hora de cambiar los pañales del niño Jesús. Dice que lo hacía que con el amor natural de madre y nada más. Y tampoco ve, de acuerdo a lo que María le pudo contar a los evangelistas (de hecho fue la única fuente para conocer los detalles del nacimiento) que anduvieran allí un buey y una mula. Tampoco una estrella de Belén. Apenas una coincidencia estelar. Con lo que, sin andarse con rodeos, descuadra el tradicional pesebre, no sólo de la próxima navidad sino quién sabe de cuántas más.

Pero esa es una simple anécdota frente a lo sustancial: Benedicto XVI da, por si fuese necesario dirán los más creyentes, la última palabra de la iglesia católica sobre la concepción de Jesús. Y lo hace en forma de pregunta, como lo haría cualquier mortal: "¿Es cierto que Jesús fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y nació de Santa María Virgen?". Y se responde: "Sí, sin reservas". Palabras más, palabras menos, una realidad histórica.

Como el nacimiento de Jesús, al que le da una aproximación de época casi sin precedentes, guiado, claro está, por los evangelistas, pero en particular por San Lucas: año 15 del imperio de Tiberio César, entre el 6 y el 7 antes de Cristo.

Y de su autoridad no deja duda al descalificar a San Agustín, quien habla de voto de castidad de María y de haberse puesto bajo el cuidado de san José. Como siempre, Benedicto XVI deja que sea la propia figura de María la que se proyecte con sus propios valores. Una mujer a la que no duda en calificar de “valiente” y con suficiente fortaleza para no desfallecer ante el papel que le fue asignado.

El libro, que ya se encuentra disponible 50 países, es el tercer ejemplar de la trilogía de Joseph Ratzinger-Benedicto XVI (se usan los dos nombres ya que los comenzó siendo cardenal y los ha acabado una vez en el papado) sobre Jesús de Nazaret, ha sido editado en nueve idiomas, entre ellos el español, y sale con una primera edición global de un millón de ejemplares. Cuenta con 176 páginas y está dividido en cuatro capítulos y un epílogo.
PUBLICIDAD
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad