Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/11/2010 12:00:00 AM

El pasado oscuro de Letizia

La Casa Real española volvió a ser sacudida por un escándalo, esta vez por cuenta del libro Una republicana en la corte del rey Juan Carlos I, que revela detalles sobre la juventud de la princesa Letizia Ortiz.

La Casa Real española volvió a ser sacudida por un escándalo, esta vez por cuenta del libro Una republicana en la corte del rey Juan Carlos I, que revela detalles sobre la juventud de la princesa Letizia Ortiz. Su autor, el periodista investigativo Isidre Cunill, asegura que, antes de casarse con el príncipe Felipe, la periodista se practicó un aborto en México a mediados de los 90 y fue detenida por posesión de hachís. En la biografía no autorizada aparecen también intimidades sobre la vida amorosa de Letizia y su pasado como militante del Partido Socialista. Cunill asegura además que la princesa no fue bautizada por la Iglesia católica y que la relación entre ella y su suegro, el rey Juan Carlos, es prácticamente "inexistente". En la Península Ibérica el libro ha causado polémica porque supuestamente está basado en un informe secreto sobre el pasado de Letizia, que el rey mandó a hacer cuando ella y su hijo anunciaron su compromiso en 2003. Sin embargo, ni siquiera el autor se atreve a asegurar que el informe es verdadero, o por lo menos confiable, por lo que muchos no le dan ningún tipo de credibilidad. Para otros, la publicación simplemente cuenta la vida normal de una joven cualquiera, que por cosas de la vida terminó convertida en princesa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1837

PORTADA

América Latina: la corrupción hace metástasis

La mitad de los presidentes y expresidentes recientes de América Latina está envuelta en grandes escándalos de corrupción. Lula no es más que el último.