Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2001/09/17 00:00

El príncipe sereno

A los 45 años Miguel Bosé lanzó un nuevo disco. SEMANA lo entrevistó en México.

El príncipe sereno

Miguel Bose siempre sorprende. Lo hace cuando actúa, cuando aparece en concierto, cuando da una entrevista o cuando está del otro lado, como lo hizo en Séptimo de caballería, un programa en el cual él pasó de ser entrevistado a entrevistador. Y lo vuelve hacer ahora con su nuevo disco Sereno, el primero que lanza con canciones nuevas después de cinco años. Dicen que se encerró en su casa de Somosaguas, en Madrid, para componer y, a diferencia de sus otros trabajos, esta vez no corrió a Italia e Inglaterra a poner en limpio toda su producción creativa sino que lo hizo en casa con el apoyo del arreglista Antonio Cortés. Por primera vez en su vida el cantante español admite que sabe lo que quiere y tiene control profundo y absoluto sobre lo que hace. “Es un disco muy personal y cuando digo que sé lo que quiero y hago es porque hay zonas de mi vida que eran muy conflictivas y hoy en día sé mejor cómo controlarlas, cómo definirlas, qué son, dónde están y, bueno, a partir de ese momento la existencia no es tan conflictiva”.

Aunque aclara que personal no significa íntimo y que no todas sus canciones se deben aplicar a su vida al pie de la letra, algunos lo han visto como un disco mucho más biográfico en el que se reconocen historias de su vida. Un ejemplo es la canción El hijo del capitán Trueno, en la cual habla del choque generacional que hubo con su padre.

“Nunca fue un digno hijo de su padre salió poeta y no una fiera hijo de su madre el hijo del capitán Trueno no quiso ser marinero No se embarcaba en aventuras, levantaba dudas”

Esto es una sorpresa teniendo en cuenta que si hay en España una persona celosa de su vida privada es Miguel Bosé. Pero él advierte que con esto no está desnudando su alma. “No escribo un disco para contar los girones de mis sentimientos. Es personal porque hablo en primera persona y hablo de cosas que se me pasan por la cabeza. Con los discos pasados siempre preferí novelar. Tenían más un aspecto literario, me inventaba personajes, especulaba sobre las emociones, sobre las historias, sobre los finales y los desarrollos. En este caso me he sentado a contar lo que desde mi punto de vista estoy viendo, sintiendo o recordando. Pero no quiere decir que sea íntimo y no quiere decir mucho menos que sólo a partir de este álbum se me vaya a conocer”.

“Cuando tu boca me toca
Me pone y me provoca
Me muerde y me destroza
Toda siempre es poca
Y muévete bien
Que nadie como tú me sabe hacer café”

Ha dicho que Morenamía trata de una relación especial y apasionada que tuvo hace un tiempo. Fue una mujer que le enseñó a compartirse y a compartirla con la improvisación del capricho. Pero no está enamorado. “Lo que pasa es que el amor es un sentimiento que está siempre alrededor de una forma o de otra, es un sentimiento que construye y construye también, entre otras cosas, canciones”.

En efecto, en Sereno, además de Morenamía, hay por lo menos cuatro canciones más en las cuales se evoca al amor de pareja, un estado difícil de encontrar en este mundo rápido e individualista. El tiene una explicación sobre porqué hoy la soledad es la principal compañera de muchos. “La vida tiene que ser equilibrada y una gente tiene unos privilegios y otros no. A cambio seguramente tendrán otras cosas pero son cosas que van y vienen y que nosotros mismos tenemos que ser capaces de mantener y controlar. Muchas veces depende del sentimiento en sí, depende de nosotros, de que lo cuidemos o no”.

Miguel Bosé tiene 45 años. Este tiempo le ha servido para evolucionar musicalmente y atraer públicos de todas las edades, a ser más seguro y a saber lo que quiere. Todo esto a costa de envejecer. Pero él no tiene miedo de hacerlo. Sobre este tema dice que todo depende de cómo se hayan asimilado las experiencias vividas. “Hay gente que ha pasado a través de más cosas de las que he pasado yo y no se ha enterado de la mitad. No es lo mucho que vivas, ni el mucho tiempo que pase, ni la mucha experiencia que tengas, sino cómo la entiendes y cómo la asimilas y cómo la pones en práctica después. El paso del tiempo me asusta en ese sentido de que cada vez va uno más rápido y cada vez queda menos tiempo para hacer lo que me gustaría”.

“He tocado fondo
Y digo hondo y profundo
En las razones movedizas de qué ser
He pasado la cima
De gloria como victoria
Y así me pase, paso a paso seguiré sereno”

La serenidad que la gente busca está obstaculizada por el terrorismo, las guerras, la violencia y los altibajos de la economía. Bosé piensa que la solución es no dejarse afectar en exceso por las circunstancias actuales. “Hay que tener una postura de renuncia, como hago todos los días. Pero estas cosas no las hago desde el umbral de mi puerta y luego me meto, cierro y rehuyo de la vida. La vida sigue y sigue… Y si hay cretinos que de repente arrancan una cosa de demencia, fanática por todos los lados en la cual mucha gente se mete de por medio, es el problema de todos pero no van a impedir que me encierre en un bunker”.

La última vez que el cantante vino a Colombia fue el año pasado para ofrecer un concierto con Ana Torroja y que hacía parte del ‘Tour Girados’. Volverá a finales de febrero a este país, al cual se siente atado afectivamente por muchas razones. “Yo estaba destinado a nacer en Colombia, exactamente en Medellín, porque es donde mi padre vivió durante muchos años. Pero el niño quiso nacer en Panamá”. Y quizás en esta oportunidad este amante de la oceanografía que terminó siendo cantante pueda volver al Museo del Oro, un sitio que lo ha impactado siempre. “Hay una frase tayrona inscrita en letras de oro y dice algo así como: el agua es el principio de todas las cosas. Y en efecto es así. Es la vida por excelencia”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.