Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/27/2010 12:00:00 AM

El reencuentro

La asociación de Abuelas de Plaza de Mayo, que ha ayudado a reunir con sus familiares a más de un centenar de niños robados durante la dictadura militar argentina (1976-1983), vivió la semana pasada uno de sus momentos más emotivos: el secretario de la organización, Abel Madariaga, encontró a su hijo Francisco, a quien nunca había conocido. Éste había nacido en cautiverio en julio de 1977, después de que su madre fue secuestrada en embarazo por soldados del régimen. El bebé fue raptado y entregado a un militar que le puso el nombre de Alejandro Ramiro Gallo. Por su parte, Abel, el padre biológico del niño, logró escapar en ese momento de la dictadura y, tras vivir en el exilio por varios años, regresó a Argentina y se unió a las Abuelas de la Plaza en busca de Francisco y de su esposa, quien aún no ha sido encontrada. Lo que se supo es que el niño creció con un oficial del Ejército que lo maltrataba constantemente. Este hecho más una serie de dudas llevaron a Francisco, de 32 años, a acercarse a la organización, donde descubrieron, tras una prueba de ADN, quiénes eran sus padres.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.