Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/25/1993 12:00:00 AM

El regreso del hijo pródigo

El reingreso de Carlos Lemos a la consulta anima el debate liberal y despeja las sombras de división.

Y LA OVEJA, QUE MUCHOS CREIAN DEScarriada, volvió al redil. El precandidato liberal, Carlos Lemos Simmonds, quien se había declarado en franca rebeldía frente a las reglas del juego para la realización de la consulta popular en marzo, echó reversa en sus intenciones de seguir adelante como aspirante disidente hasta la primera vuelta presidencial en mayo, y aceptó inscribir su precandidatura para la consulta.
Para unos, es el resultado del triunfo de sus tesis en el sentido de que el Gobierno debía dar muestras de neutralidad en la campaña, triunfo éste que se habría plasmado en la directiva presidencial de la semana pasada, que ordenó la salida de la administración de los parientes de los candidatos a corporaciones públicas en las próximas elecciones. Para otros, lo que Lemos había pedido más que la salida de los parientes de los aspirantes, era el retiro de los altos funcionarios claramente vinculados a campañas de otros precandidatos, pues para él no había duda de que el Gobierno favorecía a Ernesto Samper y a Humberto de la Calle. Y por ello, su regreso a la consulta debería leerse más bien como el fracaso registrado en las encuestas de su aspiración de seguir directo a la primera vuelta presidencial.
La verdad en todo caso es que el ingreso de Lemos, aparte de satisfacer al ex presidente Turbay porque despeja las sombras de división, enriquece el debate liberal con miras a la consulta. Este hombre, quien cuenta sin duda con la hoja de vida más rica entre todos los aspirantes, pues ha sido canciller, ministro de Comunicaciones y de Gobierno, entre otros cargos destacados, simboliza una línea política e ideológica realmente diferente a la de los demás precandidatos, especialmente porque es el único de ellos que se ha mantenido -y se seguirá manteniendo- en una postura de oposición al gobierno de César Gaviria.
La propuesta lemista no sólo es excepcional sino curiosa desde el punto de vista de los planteamientos que combina. El ex canciller ha sido identificado siempre como un hombre de derecha. Eso se debe principalmente, a la verticalidad de su línea dura en materia de orden público.
Pero lo cierto es que, en lo que se refiere a sus tesis económicas, Lemos está ubicado más bien en el centro-izquierda del actual espectro liberal. No cree en la apertura impuesta por Gaviria y es amigo de un generoso gasto social. En ello quizá hay alguna falta de sintonía con lo que piensa buena parte del país, que sigue siendo conciliador en todo lo atinente al orden público, pero que ha girado a la derecha en materia económica.
En todo caso, ahí está Lemos de nuevo en la baraja de la consulta y de seguro empezará en muy pocos días a agitar el cotarro liberal, en desarrollo de una campaña que hasta ahora ha sido más bien aburrida.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.