Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/26/1997 12:00:00 AM

EL REY DEL MICROFONO

Hace 40 años un aseador de oficinas llamado Larry King se puso por primera vez ante un micrófono. Hoy es el periodista más popular e influyente del mundo.


En su programa Ross Perot decidió lanzarse a la presidencia de Estados Unidos y el vicepresidente Dan Quayle, enemigo número uno del aborto, admitió que apoyaría a su hija si decidiera abortar. Fue a Larry King a quien O.J. Simpson llamó al otro día de terminar el juicio penal por asesinato y también fue a King a quien Frank Sinatra concedió su primera gran entrevista en vivo. Y no existe personaje de Estados Unidos que no quiera ser invitado a Larry King Live, el programa de la CNN que se transmite todas las noches en vivo para 200 países del mundo.
En los últimos 40 años cerca de 10.000 personajes han sido entrevistados por Larry King, tanto en radio como en televisión. Pero su gran éxito ha sido el programa de la CNN, que inició hace 12 años, en el que aparecen siempre los protagonistas de la actualidad. Pocos periodistas en el mundo pueden darse el lujo de mostrar en su lista de entrevistados a cinco ex presidentes de Estados Unidos Richard Nixon, Gerald Ford, Jimmy Carter, Ronald Reagan y George Bush además de Bill Clinton, o a mandatarios de talla internacional como Margaret Thatcher, Yasser Arafat o Mijail Gorbachov. Parte del encanto del más popular talk show de la televisión estadounidense que hoy es visto por 150 millones de personas en Estados Unidos y 80 millones en el mundo radica en la variedad de los personajes que presenta, desde grandes figuras del deporte, como Michael Jordan o Mike Tyson, o las más reservadas leyendas del cine, como Barbra Streisand, Frank Sinatra y Marlon Brando, hasta tristemente célebres como Mark Chapman, el asesino de John Lennon.
Quien se da el lujo de hablar de tú a tú con los dirigentes del mundo, las estrellas del espectáculo o los ídolos del deporte es Larry Zeiger, un aseador de oficinas de Nueva York, quien hace 40 años tuvo la oportunidad de pararse por primera vez frente a un micrófono. Su debut lo hizo en mayo de 1957 cuando se le pidió reemplazar al comentarista deportivo de la emisora de radio donde trabajaba y que había renunciado intempestivamente. Minutos antes de salir al aire decidió cambiar su verdadero nombre por Larry King.
El éxito de este hombre que encarna el famoso 'sueño americano' radica en que ha impuesto un estilo propio en sus entrevistas: la informalidad. En mangas de camisa y sin ningún rasgo de melosería o agresividad sino en un tono coloquial y despreocupado, Larry King pone a hablar a los famosos y los despoja de toda pretensión ante las cámaras, logrando que respondan no sólo preguntas sobre temas triviales sino sobre asuntos delicados. Pero detrás de su característica expresión "cuénteme a ver..." hay una afilada arma: sus preguntas hipotéticas. Esas son las cáscaras que han hecho resbalar a más de uno de sus invitados.
Pero el entrevistador mejor pagado de Estados Unidos _se calcula que gana cuatro millones de dólares al año_ no siempre fue una estrella. La mitad de estos 40 años Larry King los pasó no sólo en el anonimato sino sorteando serios problemas económicos. A finales de los 70 su nombre empezó a ser conocido gracias a un programa radial de medianoche. Pero cuando verdaderamente se dio a conocer fue a partir de junio de 1985, cuando por primera vez salió al aire su programa en CNN.
Era la época de la guerra del Golfo Pérsico y su recién inaugurado programa de entrevistas con artistas se vio afectado por la interrupción de las transmisiones desde Bagdad. Entonces King decidió dejar de lado a sus frívolos personajes para unirse al cubrimiento que la cadena hacía sobre el tema que ocupaba la atención del mundo. Fue entonces cuando tuvo la genial ocurrencia de abrir sus micrófonos a la gente. La avalancha de llamadas hizo que desde entonces su programa se convirtiera en el barómetro más fiel de la opinión pública estadounidense.
Desde entonces los televidentes han sido sus mejores colaboradores. Por ser el único programa de televisión en vivo que recibe llamadas internacionales, Larry King Live es tan interesante como impredecible. Pero su programa estrella fue en 1992, cuando el famoso debate entre Al Gore y Ross Perot sobre el Tratado de Libre Comercio se convirtió en el programa de televisión con mayor raiting en la historia.
Contrario a todo lo que pudiera pensarse, King asegura que su secreto para obtener lo que desea de los personajes que invita al programa está en no preparar las entrevistas. Sin más información que la que aparece en los periódicos se enfrenta a sus invitados, más guiado por la curiosidad que por los preconceptos, lo que le permite hacer preguntas simples y directas que se identifican con lo que quiere saber la opinión pública.
Esa impulsividad es también la característica en la vida emocional de este periodista que cambia de esposa casi como de corbata. Con seis matrimonios a cuestas, King le propone matrimonio a las mujeres a las pocas semanas de conocerlas. La única previsión que parece tener es la de hacerles firmar capitulaciones para proteger su patrimonio. Ganador de todos los premios que existen en la televisión de Estados Unidos, por estos días, cuando completa casi 62.000 horas al aire, el rey del micrófono ha pasado de entrevistador a entrevistado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.