Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/4/2001 12:00:00 AM

El tiro por la culata

Podría pensarse que una condena de 200 años de prisión sólo se la merecen terroristas y asesinos. Tal vez por eso Anthony Lemar Taylor nunca imaginó que suplantar al famoso golfista Tiger Woods, para robar 17.000 dólares en artículos, le saldría tan caro. Taylor empezó a forjar su condena en agosto de 1998 cuando comenzó a utilizar una falsa identificación y tarjetas de crédito para comprar un televisor de 70 pulgadas, equipos de sonido y un automóvil de lujo. Además usó una licencia de conducir con el nombre del golfista, su número de seguro social y su fecha de nacimiento. Aunque su abogado pensaba que sólo le darían nueve años de cárcel recibió la pena máxima bajo las leyes de California, una especie de sentencia de muerte para este impostor de 30 años que ni siquiera se parece a Eldrick T. Woods. Sin duda alguna el dinero que el golfista gana, como los 44 millones de dólares que obtuvo por publicidad el año pasado, lo convierten en un personaje digno de imitación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.