Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/26/1999 12:00:00 AM

EL ULTIMO CONQUISTADOR

A bordo de un barco hecho de juncos el aventurero español Antonio José Muñoz pretende <BR>confirmar que fue posible que los polinesios llegaran a América antes que Colón.

El pasado 14 de febrero los habitantes del puerto de Arica, al norte de Chile, vieron cómo un
gigantesco barco hecho de juncos se hacía a la mar. En la proa se encontraba Antonio José 'Kitin' Muñoz, un
español de 40 años quien, tras haber servido a su patria en el comando élite del ejército, decidió lanzarse a
la conquista del Océano Pacífico en una réplica de las antiguas embarcaciones indígenas. A bordo del
Mata Ragni II, que en lengua rapanui significa 'ojos del paraíso', 'Kitin' busca demostrar que antes de la
llegada de Colón a América las culturas preincaicas ya tenían contacto con los pueblos de la Polinesia. La
travesía durará cinco meses y el itinerario intentará recrear las rutas comerciales empleadas por los
antiguos navegantes. Aprovechando la corriente de Humboldt la nave bordeará primero las costas de Perú y
Ecuador hasta alcanzar la corriente subecuatorial. Con este impulso la Mata Ragni II pretende atravesar el
Pacífico y alcanzar las costas japonesas de la isla de Okinawa. En esta odisea el capitán Muñoz y su
tripulación (tres pascuenses, un peruano, tres aymaraes bolivianos, un japonés y un tahitiano) deberán
enfrentar los peligros naturales del mar y batallar contra las tormentas y tifones que azotan esa zona.Esos
riesgos no han logrado frenar el ímpetu de 'Kitin', quien hace dos años experimentó en carne propia la
imponencia del océano cuando su primera embarcación de juncos naufragó en cercanías de la Isla de
Pascua. En esta oportunidad la historia parece ser a otro precio pues en la última comunicación radial del 5
de marzo el aventurero declaró que habían bordeado con éxito el puerto peruano del Callao. La nave de los
sueñosMata Ragni II mide 29 metros de largo, siete metros de ancho, 4,5 metros de alto y pesa cerca de 50
toneladas. Su construcción tardó tres meses y en ella participaron 22 personas, que siguieron al pie de la
letra las indicaciones de los hermanos Esteban, una pareja de aymaraes bolivianos especializada en la
elaboración de embarcaciones de totora. La resistencia de este junco, que crece en las islas del lago Titicaca,
permite que las naves soporten la inclemencia del viento y el agua. Para mayor seguridad la estructura fue
reforzada con varas de bambú, troncos de eucalipto, cuerdas naturales y se impermeabilizó con aceite de
pescado. Fiel al método tradicional, 'Kitin' decidió que en el proceso de armado no se utilizaran clavos ni
ningún tipo de elemento metálico.Las velas se hicieron con lonas impermeables y fueron pintadas a mano
por indígenas peruanos que recrearon en ellas símbolos de las culturas aymara, moche y rapanui. Para
satisfacer las necesidades de la tripulación se construyeron varias literas, una cocina que funciona con
paneles solares, un sistema sanitario que arroja los desperdicios al mar y se instalaron sistemas de
comunicación satelital.Como toque de fraternidad entre los pueblos que participaron en la titánica obra los
mástiles llevan las banderas de España, Perú, Bolivia, Chile, la Unesco y la corona española que, al igual que
en los tiempos de Colón, continúa apoyando a los aventureros .Aunque a Mata Ragni II todavía le restan tres
meses de ardua travesía lo cierto es que los pronósticos son alentadores y no sería de extrañar que en
cuestión de meses el intrépido 'Kitin' esté gritando lleno de júbilo: "Tierra a la vista". nLos precursoresSegún se
ha podido establecer, antes de la llegada de Cristóbal Colón ya existía comunicación entre América y algunos
pueblos europeos y asiáticos. Los primeros navegantes que llegaron a las costas del norte fueron los vikingos,
quienes en el siglo X comenzaron a aventurarse más allá de los límites de Islandia. Una de las expediciones
más prósperas fue la de Leiff Erickson, que en el año 1000 llegó a las costas de lo que hoy es Nueva
Inglaterra. En el sur del continente el contacto se habría llevado a cabo gracias a los marineros de las islas
orientales, que poco a poco se aventuraron en el Pacífico y fueron poblando los archipiélagos. La cercanía
entre lugares como la Isla de Pascua y el continente hace pensar que la comunicación y el comercio entre
esas zonas era probable. Esta teoría fue demostrada por el noruego Thor Heyerdahl, quien en 1947 zarpó
del puerto peruano del Callao en una balsa con destino a la isla Tuamotu. Después de tres meses de viaje
el historiador comprobó la posibilidad de realizar este tipo de desplazamientos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.