Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1988/10/10 00:00

EL VASCO DE ANDRES

El manejo de la imágen del alcalde de Bogotá también tiene su director de orquesta: Luis Alberto Moreno..

EL VASCO DE ANDRES

Según las últimas encuestas, Andrés Pastrana tiene un 80% de aceptación popular. Popularidad de estas proporciones no se había visto en mucho tiempo, sobre todo, si se tiene en cuenta que el joven alcalde no ha tenido todavía tiempo, ni recursos, para hacer mucho en la Alcaldía.
Su éxito habría, entonces, que atribuirlo a una cuestión de imagen.
Pero, ¿será sola simpatía? O, ¿será que detrás de todo esto existe una estrategia coherente y un manejo de imagen superior al que tradicionalmente estamos-acostumbrados? La respuesta a estos interrogantes parecen ser ambas cosas. Pastrana jr. es una figura carismática, pero también es cierto que detrás de él se encuentra toda una infraestructura que se encarga de planear y orquestar detalle por detalle, lo que se podría denominar el fenómeno "Andrés" .

El director de esta orquesta es un hombre de 34 años con apariencia de sardino de 19: Luis Alberto Moreno.
Su baja estatura, su cara de adolescente y su figura delgada, son objeto de chistes a los que él está tan acostumbrado que los incluye en su repertorio. No hace mucho por ejemplo, en Londres lo detuvieron a la entrada de un bar. El portero le dijo a la persona que lo acompañaba, en tono recriminatorio: "Acá no vendemos licor a menores de 18". Sin embargo, detrás de esta presencia infantil se encuentra, según muchos, una de las mentes más astutas y sagaces que se hayan visto detrás del poder político. Por esto es que algunos comparan a "Morenito" con Gustavo Vasco quien fuera durante el primer año de gobierno de Virgilio Barco, su asesor de cabecera y el poder detrás del trono.

Aun cuando Moreno no aparece en la nómina de la Alcaldía, es el representante de Andrés Pastrana en juntas directivas tan importantes como las de la Energía, Teléfonos y Banco de Bogotá. Es además el gerente de la Programadora Datos y Mensajes desde donde se ha convertido en una persona indispensable para el noticiero TV-Hoy. Este don no es gratuito. Su esposa Adriana, una periodista norteamericana, corresponsal en Colombia de la cadena NBC dice: "Nunca había conocido una persona que, en tan poco tiempo, se familiarizara tanto con un medio tan complicado como lo es el de la televisión. Luis Alberto en dos meses manejaba las transmisiones vía satélite, las máquinas de edición, en fin, todo el engranaje de un telenoticiero".

Pero, aparte de su trabajo en el noticiero Luis Alberto Moreno se ha ido convirtiendo poco a poco en el todero del "clan Pastrana". Si hay una reunión para ver cómo se maneja el secuestro de Andrés, ahí está él. Si hay otra para ver cómo debe hacerse el lanzamiento de La Prensa, él necesariamente está presente. ¿Problemas de plata para las campañas políticas o para los proyectos periodísticos? Moreno es el hombre. Y en este campo, para todos los que lo conocen, él es un financista de excepción.

Las finanzas no son su goma de ahora sino de toda la vida. Mientras estudiaba Administración de Empresas en la Atlantic University, combinó sus estudios con los negocios: comenzó vendiendo aspiradoras puerta a puerta y terminó de microempresario independiente. Moreno es un hombre que conoce a Raymundo y todo el mundo, es excelente relacionista. Su amistad con Andrés se remonta a los años 70 cuando el papá de Luis Alberto fue nombrado director del ICBF por el papá de Andrés.

Hoy en día son uña y mugre en una relación que combina perfectamente lo profesional con lo personal. A pesar de ser uno de los más allegados al alcalde de Bogotá, Luis Alberto Moreno carece de delirios de grandeza y le gusta permanecer en la sombra.
"Prefiero ser anónimo porque hago mi trabajo con el mayor celo sin esperar otra recompensa que la buena marcha de la empresa y me precio de ser leal con mis amigos", repite con frecuencia. Como en la actualidad su trabajo se ha triplicado por los nuevos compromisos, espera pacientemente a que su amigo Andrés finalice el mandato, para seguir sólo con su trabajo de gerente de Datos y Mensajes.

Todo indica, sin embargo, que tendrá que esperar muchos años para volver a su antiguo cargo porque la dinámica que ha tomado la carrera política de Angrés Pastrana parece no acabar en la Alcaldía. Además como la dependencia entre el delfín y su mancorna es ya inquebrantable, la llave Pastrana-Moreno, seguramente, tendrá una larga vida y dará para mucho. --

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.