Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/8/2006 12:00:00 AM

Ellas reinarán

En el siglo XXI habrá cuatro reinas en las casas reales de Europa. De aceptarse el cambio a la Constitución española, serían cinco las futuras soberanas.

La expectativa sobre el sexo del nuevo bebé que esperan el príncipe Felipe y doña Leticia terminó cuando el propio príncipe informó que se trataba de una niña. Muchos esperaban que se tratara de un varoncito, para ahorrarse más incertidumbre sobre la línea inmediata de sucesión al trono. Pero el anuncio despertó de nuevo el debate sobre si cambiar o no la Constitución, para que su primogénita, Leonor, de un año, se convierta en la heredera a la corona.

El presidente del gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, quiere cambiar el parágrafo de la Constitución, que rige desde 1978, que discrimina a las mujeres como herederas a la corona. La Carta Magna indica que: "La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores. En la misma línea, el grado más próximo al más remoto. En el mismo grado, el varón a la mujer. Y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos". Lo cual es una contradicción a la ley que garantiza la igualdad entre hombres y mujeres.

Es necesario que dos tercios del Parlamento apoyen la iniciativa y que después se disuelvan las cortes, se llame a elecciones y que el nuevo cuerpo legislativo apruebe los cambios, que luego serán sometidos a referendo. Y dada la popularidad de la idea, es muy probable que España también ingrese al grupo de países regidos por mujeres. El príncipe Felipe no quiso opinar sobre este punto después del feliz anuncio. Dijo que "este no es un asunto familiar, sino del gobierno y del Parlamento que deben llegar a al mayor consenso posible". Pero no hay duda de que ese es el deseo del futuro monarca, quien ha demostrado tener un pensamiento abierto y moderno, se casó con una mujer divorciada y es el primer miembro de la realeza en el mundo en dar a conocer el sexo de su hijo antes de que nazca.

Con ello, España se uniría a un viraje histórico en la realeza europea. En el siglo XXI, en la mayoría de las monarquías reinarán las mujeres. Ingrid Alexandra, próxima a cumplir 2 años, hija de Haakon de Noruega; Catharina Amalia, de 3 años, hija de Guillermo, príncipe heredero de la corona holandesa, y Elisabeth, de 4 años, hija de Felipe de Bélgica, son segundas en la línea de sucesión al trono de sus países después de sus padres. También figura entre las futuras soberanas europeas Victoria de Suecia, quien ya es la heredera del rey Carlos Gustavo.

En esos países europeos también se han cambiado las normas para permitir que el primogénito, independientemente de su sexo, se convierta en el futuro monarca. En Holanda se reformó la Constitución en 1983, aunque curiosamente, durante más de 100 años habían regido mujeres. Suecia cambió sus leyes en 1980, a pesar de que ya había nacido el príncipe Carlos Felipe, hermano menor de Victoria. La ley fue retroactiva y ella fue proclamada heredera de la corona. Noruega hizo el cambio en 1990, y Bélgica, en 1991. Los únicos otros países que mantienen la tradición, al igual que España, son Dinamarca y el Reino Unido, que ha sido exitosamente reinado por Isabel II durante 54 años.

Cambiar la tradición monárquica, que en la mayoría de estos países tiene casi 1.000 años de existencia, es un paso tan importante como la reciente tendencia de que los príncipes herederos se casen con plebeyas. Muestra que las casas reales están tratando de adaptarse a los tiempos modernos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.