Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1998/12/28 00:00

EMPAPELADOS

Sospechosos de evadir impuestos al fisco alemán, los tres tenores y la soprano Montserrat Caballé protagonizan un escándalo sin precedentes en la historia de la música.

EMPAPELADOS

Luciano Pavarotti, José Carreras, Plácido Domingo y la soprano catalana Montserrat Caballé están pasando uno de los peores ratos de su vida. Y no precisamente por una mala actuación, sino por la investigación que les ha abierto la Fiscalía de Mannheim en Alemania. De acuerdo con las primeras pesquisas, los artistas adeudarían al fisco la suma de por lo menos 12 millones de marcos (7,1 millones de dólares) por concepto de impuestos. El asunto pasó de pardo a oscuro desde el momento en que fue llevado a prisión Matthias Hoffmann, su empresario musical allí, ante la imposibilidad de la Fiscalía alemana de delitos económicos de reclamar la deuda a los artistas. De acuerdo con la ley de impuestos sobre la renta, los artistas extranjeros que actúan en Alemania deben entregar al fisco la cuarta parte de sus honorarios. La noticia ya le dio la vuelta al mundo, con cifras precisas que fueron publicadas por Der Spiegel. De acuerdo con dicho informe, el tenor madrileño Plácido Domingo, adeuda 5,3 millones de marcos (3,1 millones de dólares), el catalán José Carreras debe 4,5 millones de marcos (2,7 millones de dólares) y el italiano Luciano Pavarotti adeudaría dos millones de marcos (1,2 millones de dólares). Ante esas cifras la deuda de Montserrat Caballé parece irrelevante: 500.000 marcos (295.000 dólares). Los cuatro trabajaban en estrecha relación con Hoffmann, quien de paso enfrenta un proceso adicional con José Carreras, quien le reclama 400.000 marcos por concepto de honorarios por dos conciertos que Carreras dio en 1997 en Fulda y Hannover. Los abogados de Hoffmann admiten la deuda, aunque también argumentan que Carreras habría concedido una prórroga indefinida al empresario, quien a su vez le habría rogado comprender las gigantescas pérdidas que produjo el Concierto de los tres tenores en Barcelona en la misma época. La noticia ha causado consternación en España, patria de tres de los cuatro implicados en el proceso; allí acaba de aparecer en el mercado la traducción española de When the Music stops..., el libro del británico Norman Lebrecht, que constituye una pavorosa denuncia sobre los despiadados hilos que mueven el negocio de la música clásica desde principios del siglo XIX. El libro, con el título Quién mató a la música, dedica más de un capítulo al fenómeno de los tenores, de quienes Lebrecht acaba de decir en Madrid: "Le han hecho demasiado mal a la música...". Adicionalmente nadie pasa por alto que, para artistas de la talla de los tenores y la Caballé, sacar a Alemania de su ciclo de actuaciones es más que un riesgo: al fin y al cabo se trata de un país con una de las actividades musicales más intensas del mundo y 200 teatros de ópera en permanente temporada con jugosos honorarios. El monto de la deuda da la proporción justa de ello. El asunto, por el momento, ha quedado en vilo hasta el 5 de diciembre, fecha límite para que la Fiscalía de Mannheim tome su decisión definitiva.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.