Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/5/1998 12:00:00 AM

EN EXCESO

Las evidencias sugieren que una práctica sexual de moda sería la causa de la muerte del líder de Inxs.

Al parecer este año la muerte rondó a los famosos. En esta oportunidad el turno fue para el cantante australiano Michael Hutchence, quien estuvo durante 20 años al frente de la banda de rock Inxs. El vocalista de 37 años fue encontrado sin vida en la habitación 524 del Hotel Ritz Carlton en Sidney, Australia, el pasado 22 de noviembre, por una camarera que lo halló ahorcado con un cinturón de cuero. Lo que llamó la atención de los investigadores fue la posición del cadáver ya que éste colgaba de la puerta. Aunque en un primer momento la escena parecía la de un suicidio más, las autoridades aún no han querido confirmar esa versión ni tampoco establecer una causa concreta para esa muerte. Pero las especulaciones no se han hecho esperar. La prensa sostiene que no se trató de un suicidio sino de un accidente durante una práctica sexual que está de moda. Se trata de un método de autosatisfacción en el que la persona se provoca una ligera asfixia para que sus terminales nerviosas envíen señales que dan como resultado mayor placer. Aunque Hutchence era famoso por su agitado estilo de vida en el que el alcohol, las drogas y el sexo mandaban la parada, muchos no aceptan la hipótesis de que al cantante se le hubiera ido la mano durante su juego. Otras versiones aseguran que Hutchence sufría de intensos dolores de cabeza y que le había dicho a un amigo que estaba dispuesto a quitarse la vida si se trataba de un tumor. Sin embargo esto tampoco convence ya que, al menos en apariencia, pasaba por su mejor momento. Por un lado, iniciaba una gira para conmemorar los 20 años de la banda y, por otro, había encontrado la felicidad al lado de la presentadora inglesa Paula Yates, con quien tenía una hermosa hija de 16 meses llamada Heavenly Hirani Tiger Lily. Para algunas personas sin embargo, su relación con esta mujer fue lo que dio inicio a una serie de problemas que lo afectaron emocionalmente. La pareja se conoció en 1986 durante una entrevista que la presentadora le hizo. Luego de la charla Hutchence, uno de los sex symbol del rock, la invitó a su habitación pero ella se rehusó aduciendo que tenía un bebé y que debía estar en casa al lado de su marido, el también roquero Bob Geldof. Finalmente en 1995 la pareja se volvió a encontrar en una nueva entrevista pero esta vez Hutchence iba con su novia, la supermodelo Helena Christensen, su primera relación seria después de su rompimiento con la cantante Kylie Minogue. No obstante, a los pocos días Hutchence le terminó a Helena para irse con Paula Yates. Desde ese momento la pareja se convirtió en la comidilla de todos los tabloides británicos que se preguntaban qué pasaría con el querido Bob Geldof, nombrado caballero del Reino en 1986. De ahí en adelante la disputa se centró en torno de la custodia de las tres hijas del matrimonio debido a que Geldof aseguraba que su ex esposa y su amante no estaban capacitados para hacerse cargo de las niñas a raíz de su conocida adicción a las drogas y el alcohol. Al parecer esta situación afectó mucho al cantante, quien pensaba casarse el próximo año con Yates y hacerse cargo de las pequeñas. El fatídico sábado una vecina de cuarto de Hutchence lo oyó gritar: "Ella ya no es tu esposa", al parecer durante una conversación telefónica con Geldof. Aunque lo que ocurrió después de esa llamada es un misterio para las autoridades, Yates ha culpado a Geldof de lo sucedido y anunció que iniciará una pelea con la familia del cantante para quedarse con sus cenizas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.