Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2015/08/31 11:52

Joven noruega retrata su lucha contra la anorexia

En su cuenta de Instagram, Amalie Lee comparte con sus seguidores la recuperación de un crítico desorden alimentario que la redujo a los huesos.

Amalie Lee llegó a niveles alarmantes entre 2012 y 2013, año en el que su piel cubría apenas sus huesos. Foto: Instagram

“Pasó lo que viene pasando a menudo desde que me recupero. Encontré unos jeans que no me entran. Pude pensarme una gorda perdedora, pero ¿saben?, hay ropa que no debería quedar bien. Olviden la meta de ajustarse a ella, bótenla”.

Con estas palabras, y muchas más expresiones en texto y fotografía, la noruega Amalie Lee, de 20 años y residente en Londres, comparte vía Instagram un testimonio alentador para millones de mujeres que sufren de anorexia.

La rubia llegó a niveles alarmantes entre 2012 y 2013, año en el que su piel cubría apenas sus huesos. Entonces buscó ayuda para revertir su situación. Sin intermediarios, ahora le habla a quien la quiera leer, ver e inspirarse. “Mi desorden nunca se trató de lucir como una modelo. Era una manera de lidiar con la realidad. Establecí reglas extrañas para lo que me permitía comer e incluso para la cuchara que usaba. Sentía que esas reglas me daban control, pero lo había perdido por completo”.

En el curso de su terapia ambulatoria Amalie logró sobreponerse al síndrome de ‘realimentación’, uno que puede resultar letal. Según relata el New York Post, en varias etapas de su recuperación su metabolismo reaccionó de tal forma que le causó dolores inimaginables y severas reacciones corporales. Nadie dijo que sería fácil. Pero Lee perseveró y se fue recomponiendo con una ingesta diaria de 3.000 calorías, con lo cual ganaba menos de un kilo al mes. Todo fue un proceso.

“No hubo un momento mágico que me llevara a recuperarme, fueron varios aspectos los que me impulsaron a lograrlo”. Para Lee, cuando la situación se salió de las manos y se alejó de sus conocidos para que no la vieran sonó un campanazo. “La idea de pasar el resto de mi vida sola, consumida por una enfermedad se fue volviendo más terrorífica que la de emprender el camino de mejorar”, añade.

Las imágenes son impactantes. Ilustran tanto sus momentos más complicados como su saludable estado actual: “El proceso de subir peso fue este. Medio año transcurrió entre la imagen de arriba a la izquierda y la de abajo a la derecha. Quizás mostrarlo sirve  a quienes están en recuperación y demuestre que SÍ, el peso desbalanceado se ajusta, la hinchazón se calma”.



50.000 personas siguen su cuenta y muchas expresan su admiración y agradecimiento. Frente a problemáticas tan agudas, la valentía, toda la que se pueda reunir, es clave. ¿La inspiración?, esa puede desencadenar el resto de una mejor vida.
   

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.