Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1996/09/16 00:00

EN SINTONIA

Saulo Arboleda, nuevo ministro de Comunicaciones, tiene por delante tres retos: apertura de Telecom, adjudicación de las FM y privatización de la televisión.

EN SINTONIA

Muy pocos nombramientos en el gobierno de Ernesto Samper estaban tan cantados como el de este ingeniero y economista antioqueño. En efecto, desde que se supo que Juan Manuel Turbay renunciaba al Ministerio de Comunicaciones empezó a sonar con mucha fuerza el nombre de Saulo Arboleda como nuevo jefe de esa cartera. Por eso el anuncio no sorprendió a nadie. Y es que Saulo Arboleda es uno de los colombianos que más ha trajinado en el mundo de las comunicaciones. Como presidente de Asomedios durante más de seis años, Arboleda tuvo la oportunidad de conocer todos los intríngulis del manejo de los medios de comunicación y su relación con el Estado. Sin duda la experiencia que acumuló durante su gestión en Asomedios le servirá para sacar adelante los retos de la administración Samper en materia de telecomunicaciones. Para nadie es un secreto que este fiel militante del turbayismo llega al Ministerio de Comunicaciones en un momento particularmente difícil para ese sector. Para empezar, Arboleda tiene el reto de convencer a los colombianos de que el gobierno no cedió ante las presiones del sindicato de Telecom y con ello dio al traste la apertura de las telecomunicaciones cerrándole al país, una vez más, la posibilidad de ingresar al exigente mundo de la competencia internacional. Luego de la negociación con el sindicato de Telecom quedó la sensación de que esa partida la ganó el ala populista que lidera el ministro de Trabajo, Orlando Obregón. Arboleda deberá además hacer uso de gran aplomo y serenidad para afrontar la papa caliente en que se ha convertido la adjudicación de las Frecuencias Moduladas FM. Ese es otro tema espinoso al que el nuevo Ministro de Comunicaciones deberá meterle el hombro. Aunque la medida que tendrá que adoptar la administración Samper se encuentra suspendida en la actualidad debido a un fallo del Consejo de Estado, tarde o temprano el gobierno tendrá que tomar una decisión al respecto. La verdad es que hoy por hoy nadie está contento con lo que está pasando en esta materia: ni los beneficiados inicialmente, ni los descabezados. Unos, porque ante el fallo del Consejo de Estado debieron aplazar sus proyectos, y otros porque consideran que el gobierno los trató injustamente. Y, por último, la agenda del nuevo Ministro incluirá un tema tan delicado como los dos anteriores: la privatización de la televisión y la creación de los llamados canales zonales. Ahí los intereses que están en juego son los de sus antiguos colegas de Asomedios. En su calidad de ministro de Comunicaciones, Arboleda tendrá que convencer a la opinión de que porta la camiseta del gobierno y no la de las programadoras privadas que antes representaba. Quienes conocen su tenacidad y perseverancia no ponen en duda que Arboleda saldrá adelante en todos sus retos como Ministro de Comunicaciones. Después de todo fue uno de los pocos colombianos que, en medio de la peor crisis política del país, aceptó subirse a uno de los potros más indomables de la administración Samper.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.