Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/1/2017 2:04:00 PM

Kronos Quartet, los rebeldes de cuatro cuerdas

El conjunto ha redefinido durante los últimos 40 años la música de cámara. Su fundador, David Harrington, habló con SEMANA sobre su recorrido, motivaciones y conciertos en Bogotá.

Semana: Llevan 43 años de historia con Kronos, ¿qué motivó ese recorrido?

David Harrington: Una noche de agosto, en 1973, escuché Black Angels de Michael Crumb en la radio (vea abajo el Playlist Kronos en SEMANA). Empecé el grupo para tocar esa pieza. En ella encontré mi música y mi lugar. Me llegó en un momento de muchos cuestionamientos, en el que el mundo se fue al carajo con la guerra de Vietnam y sentía que la sociedad se caía a pedazos. Yo era un joven tratando de encontrar mi ruta, y mucha de la música con la que crecí no me hablaba más. Black Angels reconstruyó el mundo, el mundo de Jimi Hendrix, de Schubert y de sonidos increíbles que podían ser redescubiertos desde el instrumento -violín- que toqué desde que era niño. Me estimuló la manera en la que esa pieza unía el pasado y el futuro.

Semana: Dice que tocaba el violín desde niño, ¿qué lo llevó a tocar este instrumento? ¿sus padres?, ¿su escuela?

D.H.: Empecé en el colegio desde los 9 años, y supe que quería hacerlo. Escuché un violín un día en televisión y supe que eso era lo que quería hacer.

Puede leer: El anticuarteto

Semana: Kronos Quartet tiene su núcleo de miembros fijos, usted (violín), John Sherba (violín), Hank Dutt (viola) y, en 2013, se unió Sunny Yang (chelo). ¿La llegada de Yang ha sido disruptiva o ha alimentado la experiencia?

D.H.: Es muy interesante. Hoy ensayábamos la pieza del colombiano Mario Galeano y recordamos la sesión de grabación que tuvimos con Astor Piazzolla en los años noventa. Mario Galeano compone de una manera que requiere algo similar, un ritmo grupal parecido, y trabajamos en ello y nos entretuvo demasiado. Sunny Yang, nuestra chelista, no estaba con nosotros en esa grabación con Piazzolla, pero le contábamos de la experiencia, y eso nos puso en contacto con nuestra propia historia. Fue maravilloso.

Semana: Kronos ha interpretado bandas sonoras memorables, ¿puede ilustrar la experiencia, motivación, y los criterios que tienen en cuenta al abordar estas exploraciones?

D.H.: Nunca olvidaré cuando vimos Requiem for a Dream por primera vez. Fue un film impactante que, en ese punto, solo tenía una pista en borrador. Pero al sentir las ideas de Clint Mansell -el compositor-, se percibía que la música iba a impulsar la acción y esa fue una consideración clave. Ese tipo de banda sonora me interesa, una en la que música e imagen están tan atadas y se necesitan.

Le puede interesar: La exploración espacial también es arte

Semana: ¿Ha alcanzado algo similar con otras bandas sonoras?

D.H.: Cuando interpretamos la música que Philip Glass compuso para Drácula, una película que no tenía registro sonoro hasta que él decidió escribirlo, hubo magia. Cuando tocamos, se sintió que esas piezas habían esperado a ser escritas por 40 o 50 años.

Semana: ¿Qué ha aprendido Kronos tras haber trabajado con tantos artistas, y explorado a tal nivel los sonidos del mundo, clásicos y modernos?

D.H.: Entre más música escucho y más música tocó, más misteriosa se torna. No tengo respuestas ni que sé más que nadie. Todos los días me siento como un ‘amateur’ afortunado. Lo vivo día a día. Hoy tuvimos uno de los ensayos más increíbles de nuestra historia, y puedo decir que la estamos pasando maravilloso.

Le recomendamos: Un hombre que es mucho más que un virtuoso del violín

Semana: Han viajado de gira por todo el planeta, ¿hay algo que separa y algo que une a las audiencias que los han ido a ver?

D.H.: Todo el mundo sabe qué está pasando en nuestro gobierno y política, y puedo decir que desde la posesión -de Donald Trump-, en cada concierto hemos sentido un momento increíble de solidaridad y unidad. Las audiencias no se quieren ir después del concierto, quieren permanecer juntos.

Semana: Luego de trabajar con artistas tan diversos, Steve Reich, David Bowie, Nine Inch Nails, Ástor Piazzolla, ¿es difícil escoger cuando le piden contar alguna anécdota?

D.H.: Hace poco iba en un taxi, escuchando música, y sonó la canción más reciente de Café Tacvba. Le pregunté al conductor si quería escuchar la pieza que mi grupo había hecho con ellos. Dijo “¡Claro!”, la buscó en su teléfono y le subió al volumen y ‘rockeamos’ 12/12 el resto del camino. Mi mujer no la había escuchado hacía años y me preguntó “¿ustedes hicieron esto?”.

Puede leer: “No veo un concierto de música clásica comiendo palomitas o mascando chicle”

Semana: Esta ocasión en Colombia tocarán piezas de compositores nacionales. ¿Qué criterios usaron para escoger estas piezas? ¿Qué retos les representaron?

D.H.: Escogimos a Alba Triana y a Mario Galeano y les pedimos que escribieran piezas para nosotros. No estábamos seguros de qué escribirían, y eso hizo parte de lo emocionante. Existe confianza entre las partes. El trabajo que había escuchado de ambos me permitía saber que sería algo creativo y maravilloso, y debo decir que lo es. Estamos muy contentos con las piezas (Music for Four Resonators de Alba Triana y Corteros y Microsurco de liebre de Mario Galeano) y estamos impacientes por presentarlas.

Semana: ¿Qué busca en estos momentos del arte, de los libros, del teatro?

D.H.: Busco la música más vibrante, directa e impactante que pueda encontrar. Es difícil describirlo, pero todos buscamos música que aclare las cosas, que nos dé energía, que nos lleve a resolver problemas, y lo mejor que he escuchado logra ese efecto. Cada vez que escucho el Quinteto en Do Mayor de Franz Schubert, siento que podré lidiar con todo de mejor manera que antes de escucharla.

Recomendamos: La música desata en el cerebro las mismas sustancias placenteras que el sexo

Semana: ¿Siempre lleva usted la batuta? ¿O Kronos rota en sus funciones?

D.H.: Las decisiones y la dirección artística han corrido por mi cuenta, pero hay muchos roles que debemos desempeñar. En el proyecto Fifty for the Future Composers, por ejemplo, Sunny nos mantiene en el tiempo, y es fantástica en ello. John maneja nuestra librería de grabaciones (audio y video) y Hank maneja nuestra librería de repertorio. Cada cual es excelente en lo que hace y nos apoyamos constantemente. Por mi parte, me reconforta la confianza que tienen en mí al escoger las aventuras en las que nos meto a todos... siempre pienso en los próximos pasos.

Kronos Quartet regresa dos noches a Bogotá, el 4 de abril en el Teatro Mayor Julio Mario Santodomingo y la noche siguiente (5) en el Teatro Colón.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.