Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/11/2017 11:59:00 AM

David Beckham: ¿el insoportable y vanidoso?

El diario The Sun publicó varios correos que este escribió a su equipo de comunicaciones y dejan al exfutbolista y embajador de Unicef muy mal parado.

No es el primero ni será el último en verse comprometido por una filtración en la era de Internet, pero esto poco le sirve de consuelo. David Beckham, figura de fútbol, de estilo, de jet set, y de las causas nobles de Unicef, se ha visto envuelto en un torbellino que tiene en puntillas a su equipo de comunicaciones. Su legado está en juego.

Puede leer: Los hijos de David Beckham y Will Smith, orgullo

La semana pasada, el ‘Spice Boy’ y su familia vivieron una verdadera pesadilla. El diario The Sun publicó unos correos de la estrella a su jefe de comunicaciones, Simon Oliveira. Estos exponen sus frustraciones y rabietas, así como sus cuestionables motivaciones para sus labores de caridad. Así, la imagen pulida y caballerosa que el británico ha construido por años da pie a la de un personaje demasiado humano, mezquino e interesado y, sobre todo, obsesionado con recibir el título de ‘Sir’ al punto de establecer organizaciones caritativas con ese propósito específico. Antes de estallar el escándalo, Beckham aseguró en la radio británica que nunca haría obras benéficas por vanidad.

También quedaron expuestas sus reacciones iracundas a la noticia de que le habían negado el privilegio de ser ‘Sir David Beckham’, una decisión que tomó el comité basándose en su relación con el polémico fondo de inversión Ingenious Media, que -además- le servía a varias personalidades para evadir impuestos. Al respecto, quedó registrado que el exfutbolista llamó los miembros del comité “hijos de **** malagradecidos”. La figura de 41 años también aprovechó para criticar las decisiones de ese comité, y sobre la Orden del Imperio Británico que la otorgaron a la cantante de ópera galesa Katherine Jenkins, quien en el pasado habló públicamente de su consumo de cocaína, Beckham no se contuvo y aseguró que era un “p*** chiste. ¿Le dieron al Orden por qué? ¿Cantar antes de partidos de rugby, visitar a las tropas y consumir cocaína?”.

Le puede interesar: Los Kardashian: celebridad y fortuna

El equipo de relaciones públicas del marido de Victoria Adams (Posh Spice) y padre de cuatro, ha salido en su defensa. Argumenta que los correos llegaron a la página Football Leaks, y posteriormente salieron a la luz en medios cuestionables, luego de que la empresa de comunicaciones de Oliveira se negó a pagar un chantaje de un millón de dólares. El daño parece hecho, y Beckham fue el más perjudicado por asociación con Oliveira y su agencia. La agencia añadió que “la historia se basa en material viejo, en correos tomados sin contexto y manipulados para hacerlo quedar mal expresamente”.

Unicef también se unió a la labor de contención y defensa de la superestrella, cuya fortuna asciende a alrededor de 350 millones de dólares. Uno de sus portavoces aseguró que Beckham ha sido embajador de buena voluntad hace diez años y ha representado todos los valores asociados a tal posición, y además, que a través de su fondo (The 7 Fund) , “ha mejorado la vida de miles de niños alrededor del mundo y ha donado cuantiosas sumas de su bolsillo”.

Fuera cual fuera su motivación, es innegable que Beckham ha aportado recursos y tiempo a buenas causas, y como cualquier ser humano puede sentir alta frustración cuando no se cumplen sus deseos. Pero el rasero para las estrellas, queda comprobado una vez más, no es el mismo que el del resto de mortales.

 

 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.