20 febrero 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Esta mujer tarareó la misma canción por tres años

CURIOSIDADUna rara condición hace que repita la melodía una y otra vez en su cabeza.

Esta mujer tarareó la misma canción por tres años . .

.

Tener en la mente una canción pegajosa por un par de horas o de días es normal, pero escucharla sin parar por semanas y por meses puede llevar a cualquiera al borde de la locura. Ese es el caso de Susan Root, de 63 años, que padece una forma rara de tinnitus, una enfermedad que se caracteriza por un zumbido constante en los oídos que no procede del exterior.

Se estima que entre un 15 y 20 por ciento de la población mundial sufre de este mal. Esta condición afecta por lo general a músicos, como a Chris Martin de Coldplay y Pete Townshend de The Who, pero generalmente las personas aprenden a convivir con este molesto ruido. 

Sin embargo, en el caso de Susan es mucho más grave pues se trata de todo el estribillo de una canción que nunca deja de sonar e incluso le impide escuchar los sonidos que provienen del exterior y mantener conversaciones con quienes la rodean. 

“Es como tener en la cabeza una radio que no puedes apagar. Comencé a escuchar la canción en mis oídos hace tres años y no ha dejado de sonar desde entonces. Todo empeora en la noche y tengo terribles problemas para conciliar el sueño”, así describe Susan sus alucinaciones musicales. 

Y es que durante los tres últimos años de su vida no ha dejado de rondar por su mente el clásico de los cincuenta ‘How Much Is That Doggie in the Window?’. “Hay días en los que enloquezco y estoy a punto de quebrarme”, cuenta.

Su condición le ha producido un elevado nivel de estrés, no le permite dormir bien ni trabajar. Siempre repite la misma estrofa, solo en ocasiones ha logrado reemplazarla por otras melodías pegajosas como God Save the Queen o el Happy Birthday.

Mientras tanto, los médicos intentan hallar una cura para su trastorno pero nada ha funcionado. Le han dado fármacos y un audífono que pone música desde el exterior, pero la melodía de siempre continúa retumbando en su cabeza.

Hasta ahora lo único que logra calmarla son las grabaciones de músico terapia con canto de los pájaros y la música de ballenas. “Sólo me queda rogar por que algún día me despierte y la canción ‘How Much Is That Doggie in the Window?’ ya no esté ahí”, dice Susan.
PUBLICIDAD
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad