Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1983/01/03 00:00

ESTOCOLMO

ESTOCOLMO

Estocolmo es una ciudad fría y de piedra, con techos de bronce que los siglos volvieron verdes, construida sobre cien islas al borde de lagos que poco a poco se van volviendo fiordos marinos. Cada año, en diciembre, se reúnen allí el rey y los sabios premiados por la Academia Sueca, asisten a un banquete y reciben el premio Nobel. Esta vez, al lado de los físicos, de los químicos de los fisiólogos y de los economistas, estará presente Gabriel García Márquez y su comitiva de músicos. Los Hermanos Zuleta y Rafael Escalona interpretarán vallenatos. Los Copleros del Tranquero se encargarán de divulgar la música llanera. La Negra Grande de Colombia y su hijo llenarán de cumbias los espacios vetustos, y los aires andinos estarán a cargo de la Estudiantina de Igrumá, un grupo caldense. Cierran la delegación Totó la Momposina y la Escuela de Danzas Folclóricas de Barranquilla que dirige Carlos Franco.
Algunos de ellos se presentarán en el Teatro de la Universidad de Upsala, ciudad situada al noreste de Estocolmo, y en el Teatro del Pueblo. Asistirán a la cena con el Rey, la Negra Grande, Totó, Copleros y Estudiantina Igrumá.
La Navidad sueca es muy fría, los días se los llevan las veloces ráfagas polares y las noches se vuelven eternas.
En medio de la blanca paz navideña, los folcloristas les llevarán a los suecos algo del calor de nuestros mares, de nuestros llanos y de nuestros valles.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.