Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/19/2004 12:00:00 AM

Estrellas estrelladas

Este año se mostró que las celebridades no siempre son intocables. El peso de la ley cayó con fuerza sobre cinco famosos.

Mientras en 2004 los colombianos permanecieron pegados a las pantallas de sus televisores siguiendo las aventuras y desventuras de un grupo de famosos en los reality shows de celebridades, en Estados Unidos la gran atracción fueron las tragedias reales de cinco íconos del mundo del entretenimiento. La eliminación del Pibe Valderrama de El Desafío 20.04, la intoxicación de Santiago Moure en La isla de los famosos y las nubes de mosquitos que atormentaron los cuerpos perfectos de las modelos que participaron en los concursos son nada frente a las tragedias y los líos judiciales que han tenido a importantes estrellas con un pie en la cárcel.

Si a mediados de los 90 el juicio de O.J. Simpson, acusado de asesinar a su esposa y al amante de ésta a cuchilladas, acaparó la atención del mundo entero y al mejor estilo de una telenovela batió récords de audiencia, este año no fueron uno sino varios los procesos que tuvieron este efecto en la audiencia, con ingredientes como fraude, homicidio, violación y abuso de menores. Canales como Court TV y páginas web como Celebrity Justice se ocuparon de mantener al público informado al minuto. "El sistema judicial es el 'reality' original, pues los juicios proporcionan a las audiencias grandes personajes, suspenso real y al final los votantes, en este caso el jurado, deciden quién es el ganador", dijo a SEMANA Martin Kaplan, profesor de comunicación y sociedad de la Universidad del Sur de California.

Uno de los famosos que estuvo en la palestra pública fue el basquetbolista Kobe Bryant, estrella del equipo de los Lakers. Al jugador le anotaron un triple a mediados de 2003, cuando una mujer lo acusó de haberla violado. La supuesta víctima fue una joven de 19 años llamada Katelyn Faber, recepcionista de un lujoso hotel en el que Bryant estaba alojado. El deportista negó los cargos, pero la acusadora se mantuvo en su versión. Sin embargo sudó la gota gorda cuando en una rueda de prensa y con su esposa Vanessa de testigo tuvo que reconocer su infidelidad, aunque aseguró que la relación había sido de mutuo acuerdo. Finalmente, un error estratégico de la acusadora lo salvó de una condena a prisión, que podría haber sido de cuatro años a cadena perpetua. Faber decidió entablar una demanda civil contra Bryant antes de que el juicio penal comenzara, un gesto que demostró que estaba detrás del dinero antes que de justicia. Tal vez se precipitó porque se sintió perdida al enterarse de que la defensa alegaría que ella había tenido relaciones sexuales con otro hombre pocas horas después del supuesto ataque y antes de ir a la Policía. Faber se negó a testificar, con lo que el juicio penal llegó a su final, aunque el civil continúa en pie. Y si bien Bryant salió bien librado del asunto, sus ingresos de 20 millones de dólares anuales por publicidad tambalearon y tuvo que pedirle perdón a su esposa con un anillo de cuatro millones de dólares.

Pero sin duda le fue peor a la gurú del estilo de vida Martha Stewart. La famosa empresaria dueña de un emporio mediático dirigido a las amas de casa fue condenada a cinco meses de prisión acusada de utilizar información privilegiada para especular en la bolsa. Stewart vendió por 228.000 dólares sus acciones de la empresa biotecnológica ImClone, en ese entonces dirigida por un amigo suyo, al enterarse que un medicamento producido por la compañía no sería aprobado por la FDA. En marzo de este año Stewart y su corredor de bolsa fueron condenados por mentir a los investigadores del caso, pese a los argumentos acerca de su inocencia que promovió desde una página web creada exclusivamente para defenderse. Ahora, aunque está en una cárcel de mínima seguridad en Virginia, la 'Diva del buen vivir' ha pasado las duras y las maduras para poder mantener algo de su glamouroso estilo de vida. Solía esconder dentro de su ropa interior todo tipo de alimentos, pero una compañera la delató y hasta ahí le llegó la dicha. Sin embargo no todo le ha salido mal. Aunque ya no es la presidenta de su compañía Martha Stewart Living Omnimedia sino su directora creativa, ya tiene listo un nuevo programa con el canal de televisión NBC.

Quien también está pensando salir de su crisis con un nuevo show de televisión es Michael Jackson, aunque se prevé que su situación se complique aún más el próximo año con el inicio de su juicio. Desde que el año pasado fue acusado por un adolescente de haber abusado de él en una de sus visitas a Neverland, el mítico rancho de la estrella -bautizado sugestivamente en honor a su ídolo Peter Pan-, su ocaso es inminente. La supuesta víctima, que en el momento de los hechos tenía 12 años, acaba de revelar una pista que podría poner en jaque al llamado 'rey del pop'. El joven contó a las autoridades que Jackson le mostraba revistas pornográficas antes de tener encuentros íntimos con él y dio detalles de la ubicación de este material. Con las indicaciones, la Policía las encontró en un baño en Neverland y al analizarlas descubrieron las huellas del acusador y el acusado. El juicio está previsto para finales de enero, pero mientras tanto el golpe a su imagen ha sido tan grande que ya ni siquiera tiene éxito en la música. De su nuevo disco sólo ha vendido 14.000 copias.

Otra de las leyendas de la música que podría pasar muchos años a la sombra es el productor Phil Spector, famoso por haber trabajado con los Beatles y Elvis Presley. Este año fue acusado formalmente del asesinato de la actriz Lana Clarkson, que fue encontrada el 3 de febrero de 2003 con un tiro en la boca y un revólver debajo de su pierna en la mansión de Spector en Los Ángeles. Cuando las autoridades llegaron a la escena, por aviso de los vecinos, encontraron a Spector de pie, tranquilo junto al cadáver. La defensa del productor alega que la actriz fue a su casa con la única intención de suicidarse pues Spector asegura que Clarkson besó el arma y luego se quitó la vida. Después de algunos estudios forenses las autoridades descartaron el suicidio y el juicio comenzará por estos días en Los Ángeles, donde los tribunales pueden acoger a un mayor número de medios de comunicación, ya que aunque el nombre de Spector no es muy popular entre el público común, las extrañas circunstancias que rodean el crimen han hecho de este proceso un éxito de taquilla.

El calvario de Robert Blake, por su parte, no parece tener final. La estrella de los 70, protagonista de la serie de televisión Baretta, sigue en ascuas pues tres años y medio después del asesinato de su esposa Bonny Lee Bakley el proceso en su contra no ha logrado pasar de su fase preliminar. Las cosas no pueden estar peor para él pues dos actores que trabajan como dobles testificaron que Blake los había buscado para que acabaran con la vida de su mujer. Este año además la defensa del actor introdujo un nuevo elemento: señalar como el verdadero asesino a Christian Brando, hijo del desaparecido actor Marlon Brando, quien tuvo una relación tormentosa con Bakley en 2000, unos meses antes de que Blake se casara con ella. Argumentan además que se trataba de una mujer de dudosa reputación empeñada en pescar a un hombre famoso y que había llegado a ofrecerse como dama de compañía en avisos clasificados. Aunque no hay pruebas contundentes contra él ni testigos del crimen, Blake ya se siente derrotado. Cuando en una entrevista le preguntaron si no le preocupaba ser condenado por homicidio, él respondió: "Qué me importa ya. ¿Cómo se mata a un hombre que ya está muerto?".

*Periodistas de SEMANA
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.