Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1996/10/14 00:00

FIN DE UNA ERA

Fin de una era Cerró sus puertas 'La Bella Epoca', el restaurante de Medellín que marcó a una generación de personajes ilustres.

FIN DE UNA ERA

Los bogotanos que esporádicamente visitan Medellín están registrando que una de las escalas obligatorias en la ciudad de la eterna primavera ya no existe. Se trata de 'La Bella Epoca', el conocido restaurante de Horacio Jaramillo, famoso porque fue toda una tradición en esa ciudad y hace dos meses fue cerrado. Ahora ha sido reemplazado por 'Los Tres Amigos'. La sede principal de Horacio Jaramillo, más conocido como el 'Loco Jaramillo', un popular personaje antioqueño, siempre fue 'La Bella Epoca'. Allí el 'Loco' era equivalente al famoso Rick en la película Casablanca. Durante 23 años fue el anfitrión de un mundo particular donde se cruzaban el poder, el arte, la belleza y todas las intrigas de una sociedad. El restaurante abrió cuando en la ciudad de Medellín aún no existía la costumbre de comer por fuera. En ese sentido los paisas fueron siempre muy caseros y 'La Bella Epoca' era la novedad del momento. La casa fue construida en 1887 por una de las familias más tradicionales del prestigioso barrio El Poblado y decorada por Inés Elvira Obregón, una importante diseñadora de interiores que creó un espacio en el cual se evocaba todo el encanto, la opulencia y la riqueza de los años 20. Sin embargo los dueños de la casa se separaron y decidieron ponerla en venta. Así, pues, la que era una de las casas más elegantes de Medellín estuvo abandonada durante mucho tiempo. Hasta cuando Horacio Jaramillo y su pasión por la bella época de principios de este siglo lo llevó a enamorarse del lugar. Así nació 'La Bella Epoca', un lugar encantador por la historia que representaba la casa y todo en su interior. Ambientado con un auténtico estilo art nouveau, Jaramillo explica que las sillas, las vitrinas, los escaparates y las alacenas que adornaban el lugar fueron traídos a Colombia por unos antioqueños, los primeros mineros y ricos del país que viajaron a Europa y, con su oro, compraron el sofisticado mobiliario francés. Uno de los mineros, Carlos Coriolano, construyó el Hotel Bristol y decoró sus salones con estos muebles importados. Cuando el Bristol cerró, Jaramillo los compró para terminar de darle a la casa de su restaurante el ambiente que deseaba. Un espacio inspirado en los años 20, donde todos los visitantes y residentes ilustres de la capital antioqueña iban para encontrarse, conversar y degustar la tradicional cocina francesa al son de un piano que durante más de dos décadas tocó Pepe Villota, quien alguna vez fue reemplazado en su butaca por Agustín Lara . Cada noche 'La Bella Epoca' albergaba personajes controvertidos y de mucha personalidad que le tenían cariño al lugar. Figuras como Julio César Turbay, Alberto Santofimio, Jorge Mario Eastman, el maestro Fernando Botero, Francisco Robles Echavarría y otras destacadas figuras nacionales e internacionales fueron asiduos del lugar, en donde las tertulias se prolongaban hasta altas horas de la madrugada. El cierre de 'La Bella Epoca' es sin duda el fin de una era y de un rincón donde estaba recogida toda la memorabilia antioqueña. Sin embargo Horacio Jaramillo _quien se define como un romántico y un nostálgico_ asegura que nadie le va a quitar los momentos agradables y el recuerdo de las conversaciones que durante 23 años sostuvo con todos los comensales que por ahí pasaron. Las bellas épocas de aquel entonces Jaramillo nunca las olvidara.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.