Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/28/1995 12:00:00 AM

FUERA DE CONCURSO

Con el premio Simón Bolívar, otorgado la semana pasada a Alvaro Castaño y Gloria Valencia, esta pareja corona una exitosa carrera de más de 40 años.

CUANDO EL PASADO 24 DE JULIO LOS asistentes a la casa de la Sociedad Bolivariana escucharon los nombres de Alvaro Castaño Castillo y Gloria Valencia de Castaño comoganadores del Gran Premio Simón Bolívar a la Vida y Obra de un periodista 1995, los aplausos no se hicieron esperar. Era una ovación poco común, pues en torno a un premio que con los años se estaba volviendo institucional y casi hasta rutinario, rara vez se había sentido entre el público la sensación de que fuera tan merecido. Porque si el premio se llama Vida y Obra, vida y obra es lo que ha ofrecido esta pareja a los colombianos en su larga trayectoria por los medios de comunicación.
Destacado protagonista del mundo intelectual, Alvaro Castaño Castillo optó hace más de 40 años por dedicarse a una obra quijotesca: ubicar dentro del naciente espectro de la radio nacional un espacio permanente a la música clásica, en general, y a los diferentes eventos culturales, en particular. Así nació, en 1950, la emisora HJCK, la cual con el paso de los años ha logrado situarse como la más escuchada dentro de su género. Su lema, "una emisora para la inmensa minoría", hizo historia y hoy no hay colombiano que no le reconozca a Alvaro Castaño haber descubierto que esa minoría era realmente inmensa.
Su esposa, Gloria Valencia de Castaño, ingresó al mundo de la televisión en 1954 -el mismo año en que la pantalla chica hizo su aparición en Colombia-, cuando inauguró el programa Conozca los autores con una entrevista a León de Greiff. Después de tanto tiempo, sigue siendo reconocida como la primera dama de la televisión, algo muy complicado en un medio tan volátil e impredecible, donde todo el mundo desaparece con gran facilidad. Su versatilidad para llevar con altura y profesionalismo lo mismo un programa de concurso, que una entrevista o un espacio cultural, también le ayudó a cumplir con lujo de detalles sus incursiones por el periodismo escrito.
Buena parte del éxito de esta pareja se debe a que han trabajado juntos. En televisión, de la mano de su esposo, Gloria Valencia prácticamente fundó el periodismo ecológico con el programa Naturalia. Y en radio, con la ayuda de su esposa, Alvaro Castaño ha reunido la fonoteca más grande de Latinoamérica, en la colección de testimonios sonoros de poetas e intelectuales colombianos de la HJCK.
Todo esto lo han logrado siguiendo un principio elemental: no traicionar sus objetivos. "En su concepción, la HJCK es la misma de hace 45 años", dice Alvaro Castaño. Y agrega Gloria: "En medio de los cambios de la televisión, yo sigo entrevistando escritores". Una estrategia que además de triunfadores, los ha convertido en sobrevivientes, pues en un campo de arenas movedizas, guiado por la sintonía, los intereses comerciales y los designios faranduleros, llevan casi medio siglo en primer plano, e igual o más unidos que al principio, algo que quizás ninguna otra pareja pueda contar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.