Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/29/2006 12:00:00 AM

Genio o figura

Un documental se sumerge en la mente del físico pentapléjico Stephen Hawking, el científico vivo más famoso.

A Stephen Hawking lo han llamado el heredero de Einstein y el hombre que podría "conocer la mente de Dios", una expresión de su best-seller Breve historia del tiempo, que ha vendido 25 millones de ejemplares. Su trabajo sobre los agujeros negros, esos insondables lugares del espacio, hizo que las radiaciones que emiten lleven su apellido. Sus más supersticiosos seguidores resaltan que nació el 8 de enero de 1942, 300 años después de la muerte de Galileo.

Hace pocos días demostró que sigue vigente, cuando criticó al gobierno Bush por vetar una norma que permitía la financiación estatal de las investigaciones con células madre embrionarias. Y es que sus opiniones son respetadas aunque sólo puedan ser escuchadas con un sintetizador. Él selecciona las palabras que emite el aparato en un computador con movimientos de sus dedos y sus ojos, pues desde 1985, luego de una traqueotomía, dejó de hablar. "El único problema es que me daba un acento norteamericano", confesó el científico británico.

Ahora, un nuevo documental de la BBC titulado Stephen Hawking: la paradoja del tiempo, analiza los misterios de su mente y las limitaciones de su cuerpo. "Durante 30 años su teoría consistió en que los agujeros negros eran regiones donde la materia que caía desaparecía para siempre, pero se atrevió a revalorar su posición", contó a SEMANA Fernando Gastón, vicepresidente de canales de Claxson, empresa que emite el documental por Infinito. "Siento defraudar a los aficionados a la ciencia ficción, pero la información se preserva, no hay posibilidad de usar los agujeros para viajar a otros universos, como pensaba antes", afirma el nuevo Hawking, quien asegura haber resuelto uno de los grandes problemas de la física teórica.

Pero para sus detractores, su popularidad se debe a que su mente está encerrada en un cuerpo inmóvil. Una enfermedad degenerativa desde hace cuatro décadas lo tiene postrado en una silla de ruedas. Aunque no desconocen la importancia de su nuevo trabajo, explican que se ha limitado a hacer correcciones y agregar "algunas notas a pie de página". Según ellos, la publicidad sería su mejor estrategia. Ha aparecido en Los Simpson, Futurama y Viaje a las estrellas, y hasta volando en su silla en un comercial. Incluso Pink Floyd lo invitó a grabar con su voz sintetizada. "Stephen tiene un sentido del humor comparable con su tenacidad. Creo que esta es su forma de enfrentar cada día", dijo a esta publicación su amigo Lawrence Krauss, director del Centro de Astrofísica de la Case Western Reserve University.

Su historia es quizá más impresionante que sus hallazgos. Cuando estudiaba física en Oxford, empezó a notar que sus movimientos cada vez eran más torpes y, a los 21 años, le diagnosticaron esclerosis lateral amiotrófica, una enfermedad incurable que acabaría con su vida en tres años. Pero Hawking superó el pronóstico y se casó con su novia Jane Wilde, con quien tuvo tres hijos. Y como el que menos corre vuela, luego de casi 30 años de matrimonio se dio el lujo de dejar a su esposa por su enfermera Elaine Mason.

Su primera mujer lo describe como un "emperador todopoderoso" y "manipulador consumado". "Lo único que evitaba que me lanzara a un río eran nuestros hijos", revela en su libro Música para mover las estrellas, su venganza más dulce. Pero peor parece haberle ido con su segunda mujer, pues algunos testimonios dicen que lo maltrataba física y verbalmente.

Pese a todo, tiene la reverencia de físicos, investigadores y de los estudiantes de la Universidad de Cambridge, aunque con su humor arrogante a veces los pise con su silla. Allí es titular de la Cátedra Lucasiana de matemáticas, que fue

desempeñada por Isaac Newton. Finalmente, en el documental, el físico Kip Thorpe reflexiona que gracias a su enfermedad Hawking ha formulado sus teorías. Porque su incapacidad lo hizo ver los interrogantes de la física como algo más que ecuaciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.