Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/04/25 12:27

“Busco que la gente luche por sus sueños”: Germán Garmendia

Semana.com habló con Germán Garmendia, el YouTuber chileno que revolucionó el fin de semana pasado la Feria del Libro de Bogotá.

“Busco que la gente luche por sus sueños”: Germán Garmendia Foto: twitter: @GermanGarmendia

Las instalaciones de Corferias no estaban preparadas para recibir la marea de gente que hizo filas interminables esperando conocer a uno de los ídolos juveniles del momento. Germán Garmendia aterrizó en Bogotá traído por la editorial Penguin Random House, el sello con el que el Youtuber más famoso de Latinoamérica lanzó su nueva faceta como escritor. 

“Chupa el Perro” es el título del libro, una expresión que puede parecer obscena para muchos, pero que sus fanáticos entienden a la perfección de qué se trata. Y es que precisamente, el joven explicó que el libro está pensado para sus fanáticos, como una forma de unir aún más el vínculo que por casi un lustro ha cosechado en las redes sociales. Solamente en YouTube, Germán acumula más de 27 millones de suscriptores.

El éxito de Garmendia en la Feria generó una suerte de polémica. Por un lado, ortodoxos de la literatura aseguran que la Feria no es para personajes como un Youtuber. Por otro lado, están quiénes no sólo defienden la inclusión de personajes como el chileno sino que resaltan esta tendencia entre los jóvenes como un cambio de los paradigmas que tenemos concebidos en cuanto a los libros.

Alejado de esta controversia, Garmendia es una persona del común y eso, que se escribe tan fácil, pero que es tan complejo de aceptar, es la clave de su masivo éxito. Germán Garmendia logró lo que medios, marcas, editoriales o los propios padres sueñan: conectarse con los jóvenes. Actualmente, los estudios para entender a los millenialls se multiplican, pero son pocas las certezas. Por eso, el fenómeno Garmendia lejos de ser un motivo de discusión debería ser motivo de análisis. 

Semana.com habló con el joven que con su desparpajo se ha convertido en un verdadero fenómeno para las nuevas generaciones. Al contrario de lo que se podría pensar, no irradia ese aire de ‘Rockstar’ que muchos creerían que alguien a su edad y con su fama podría ostentar. Es un joven descomplicado, que se expresa elocuentemente y que incluso relata con cierta timidez los pormenores de su fama.  

Semana.com: ¿Por qué escribir un libro y no hacer otro video?

German Garmendia: Estaba interesado en que la gente viera otra parte de mí. Por ejemplo, una de las cosas más importantes de este libro es que yo siempre estoy tratando de promover que la gente luche por sus sueños, que la gente dedique sus vidas a algo que les gusta y no a algo que solo les genere dinero, o fama o ese tipo de cosas. Y en video no hay mucho tiempo para explicar todo eso. Imagínese, serían videos como de media hora, ¡serían muy aburridos! Así que un libro es una muy buena opción para profundizar en todo eso. Yo siempre he dicho, ‘hay que luchar por los sueños’, pero nunca digo bien cómo. Entonces en el libro tengo la opción de irme un poco más allá y de decir qué cosas hay que hacer. Es que con un sueño también vienen responsabilidades, viene un trabajo, así que puedo divagar por muchas páginas sobre eso.

Semana.com: ¿Qué significa el título ‘Chupa el perro’?

G.G.: Es una frase que viene desde hace harto tiempo en mi canal, y por eso la elegí. Es una frase que a mucha gente no le hace sentido, pero a los que ven mi canal los remite a un vínculo, y quise mantener eso. Mi canal siempre ha sido una cercanía entre los que me ven y yo, y quise que así se viera en el libro. Quise que la gente que viera el título del libro pensara ‘Hey, yo vi eso en un video hace tres o cinco años’. Me gusta que solo tenga sentido para ellos. Es una broma interna, algo solo para nosotros. Incluso no significa nada, es algo solo entre nosotros.

Semana.com: Su libro es mucho más introspectivo que sus videos, que normalmente son irónicos y cómicos…

G.G.: Claro, es mi parte un poco más seria. Traté de tomarlo con un poco humor también, pero no quería que fuera como un chiste. Si le hubiera puesto mucho humor la gente iba a pensar que es una broma. Pero no, tenía que lograr hacer entender que detrás de todo hay un trabajo, y que hay que trabajar muchísimo para conseguir las cosas que uno quiere, que hay que levantarse muy temprano para cumplir las  metas. Por ejemplo, en el libro toco un tema sobre los animales, ahí nada de bromas, porque es algo muy personal y muy serio para mí, entonces cero chistes.

Semana.com: Sus amigos fueron los que lo motivaron a hacerse ‘youtuber’, ¿de dónde surgió la motivación para hacerse escritor?

G.G.: Ya tenía la idea en la cabeza desde hace mucho tiempo. La gente de Penguin Random House también me motivó, y ahí empezó a salir de a poco. Pero casi nadie a mí alrededor participó en la idea del libro. Nació más de la necesidad de querer decir algo en una forma mucho más profunda y más larga de lo que podría hacer con mis videos. Era un espacio para explotar otra faceta mía que no se ha visto mucho en Internet, una parte un poco más seria, más entregada. Pienso que después de tanto era el momento perfecto para escribir un libro.

Semana.com: ¿Qué fue lo más difícil?

G.G.: Creo que era algo totalmente nuevo para mí. Lo más difícil fue concentrarme en escribir todo el rato sin irme por las ramas a otros temas. Es que yo soy de los que empiezan hablando de algo y termina hablando de otra cosa. Soy mucho de tener muchas ideas en la cabeza. Así que mi mayor reto fue concentrarme solo en el tema del que estaba hablando y no irme para otro lado. El libro fue mucho de estar escribiendo un tema, y de pensar en otra cosa e irme al otro capítulo.

Semana.com: Usted toca varios temas bastante recurrentes para los jóvenes de hoy en día, como el bullying o las relaciones por internet, ¿qué opina de esto?

G.G.: Internet tiene muchas cosas positivas, pero también ha acarreado cosas negativas como el bullying. Es muy fácil ser anónimo. Yo trato de que la gente se enfoque en lo positivo. Como siempre, en la vida va a haber cosas muy buenas que también van a tener un lado negativo. He tratado de que la gente se enfoque en lo positivo y no en lo negativo.

Semana.com: Usted es el ‘Youtuber’ más popular en español y el segundo más popular del mundo. ¿Cuál cree que ha sido la clave de su éxito?

G.G.: Yo creo que fue la intención de ser yo. De hacer reír a la gente con cosas muy normales del día a día.  Eran cosas que me pasaban a mí, a un humano normal, que creo que les pasaban también a otras personas. Fue básicamente la intimidad que se creó entre la otra persona que me veía y yo. Y con mucha naturalidad. Era yo en una habitación con una cámara muy normal, sin sobre producción, no había nada plástico. Y hasta el día de hoy he tratado de mantener eso. Llevo cuatro o cinco años intentando mantener la esencia de que sea yo hablando con una persona y no algo así como un show. Lo mío no es un show, es una plática.

Semana.com: ¿Cómo ha logrado permanecer vigente tras cuatro o cinco años?

G.G.: Me he preocupado por hacer que a la gente le guste lo que hago. No soy de apresurarme. Es muy conocido que yo hago videos todos los viernes, pero que a veces no subo videos todos los viernes. Y claro, hay un parte del público que no le gusta eso, pero yo prefiero no subir un video si no está hecho con todo el esfuerzo y el cariño posible. No quiero caer en que por ser responsable suba cualquier cosa. Cuando no encuentro un tema bueno y no tengo la motivación para comentarlo, prefiero no hacerlo. Quiero que quien vea un video mío sepa que le puse el esfuerzo que merece.

Semana.com: Usted provoca conmoción adonde quiera que vaya, ¿cómo enfrenta la fama?

G.G.: Es constante que en la calle me pidan fotos, que me abracen. Pero realmente lo que me hace ‘clic’ es la reacción a momento que se ponen a llorar cuando me ven. De a poco entiendes el cariño que la gente te tiene y lo cercana que es a ti. Pero también es una responsabilidad. Automáticamente, cuando tienes un público joven que te ve y que te sigue, también tienes la responsabilidad de tener que decidir qué cosas comentar, si digo lo negativo o me voy con lo positivo.

Te sorprende todos los días, yo llevo cinco años en esto y no hay momento en que no piense que esto es increíble. Por ejemplo yo cuento la anécdota del día que me llamaron de la fundación ‘Make a Wish’, que se dedica a cumplir los deseos de niños enfermos. Era una chica que podía pedir lo que quisiera, y eligió conocerme. ¡A mí! Yo creo estaba más nervioso que ella cuando fui a conocerla. Cuando conoces un fan en la calle es más casual, pero ahí era diferente. La chica pudo pedir un viaje, o qué se yo, pero prefirió conocerme. Pero cuando lo hice salí súper contento. Es algo que nunca terminas de creer.

Semana.com: ¿Quién es Germán detrás de las cámaras?

G.G.:¡Soy bastante común! Bueno, mucha gente cree que yo soy un tipo que se mueve para todos lados, y es verdad que tengo esa faceta, pero fuera de eso en el día a día soy alguien muy normal, que disfruta de cosas sencillas como pasar un fin de semana y visitar a mi familia, o ir a la playa. Disfruto mi normalidad entre toda esta locura que es YouTube.

Semana.com: Usted hace videos, música, alimenta dos canales de Youtube e incluso en uno ya acumula más de 700 videos, ¿cómo saca tiempo para hacer tantas cosas?

G.G.: Todo es cuestión de rutina. Básicamente me levanto en la mañana más o menos a las siete y empiezo a grabar y editar y todo el cuento. Acabo más o menos a las siete de la tarde, luego empiezo a grabar mis proyectos con la música y ya con eso termino el día a las 12 o una de la mañana y a dormir. Últimamente ha sido mucho trabajo, pero lo disfruto mucho. Mi pareja está ahí y trabajamos en conjunto, entonces nos divertimos mucho. El trabajo se vuelve algo que quieras hacer. Sabes, no necesito vacaciones, sinceramente. No estoy estresado ni siento que me quiera escapar. Lo que hago me gusta. Es un trabajo, pero lo disfruto. Es como dicen: si te gusta lo que haces no tienes que trabajar un día de tu vida

Semana.com: YouTube es una plataforma mayormente para los jóvenes, y los jóvenes disfrutan viendo jóvenes. Usted ya ronda los 25 años, ¿se imagina seguir siendo ‘YouTuber’ en un futuro?

G.G.: Mucha gente me dice ‘Germán, no dejes nunca YouTube’. Pero yo veo YouTube más como un medio, y si es lo que me gusta hacer, puede que lo empiece a hacer de otra forma. Me explico. Me gusta ser crear y YouTube es una forma de hacerlo, y no siempre tiene que ser con mi rostro en un video. No creo que sea muy relevante si estoy o no estoy en YouTube dentro de cinco años, creo que lo importante es seguir tratando de hacer cosas creativas, haciendo cosas importantes para la gente que me mira. No sé si me veo en cinco años estando en YouTube, pero sí me veo haciendo lo mismo, en algún proyecto como una película, o en la música, o qué se yo. Pero siempre voy a tratar de estar cerca de la gente y haciendo lo que me gusta.

Semana.com: Millones de personas lo ven a usted en YouTube, pero ¿a quién o qué ve Germán?

G.G.: Yo cuando empecé tenía dos referentes muy importantes, que eran Toby Turner y un chico que se llama Ryan Higa, de ahí saqué muchas influencias. Ya con el tiempo que empecé a trabajar y a conseguir seguidores, perdí el hilo de seguir ‘Youtubers’. Es que ya no tengo tiempo. Ahora uso esos ratos ‘libres’ para conectarme a Twitter y estar en contacto con mis seguidores. Ahora soy menos espectador y más generador de contenidos.

Semana.com: Usted da muchos ‘Germansejos’ en su libro, ¿cuál es el mejor que le han dado?

G.G.: ¡Levantarse temprano, definitivamente! Antes de que empezara en YouTube me levantaba temprano por eso del colegio, pero los fines de semana me flojeaba y me levantaba tipo 11 o 12 y claro, siempre me quejaba de que el día era corto. Probablemente fue mi madre quién me dijo ‘levántate temprano. Nada de lo que hagas va a resultar si te levantas a las 12 el día’. De ahí se me quedó pegado. Creo que si nunca se me hubiera metido eso en la cabeza jamás habría terminado siquiera un video.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.