Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/7/2002 12:00:00 AM

Glamourosa extravagancia

El llamado Príncipe de las Tinieblas, Ozzy Osbourne, debe su viejo trono a los inconformes fans del heavy metal y su nueva reelección a la acomodada generación MTV.

¿Quién dice que el Príncipe de las Tinieblas no podría reemplazar a Carlos de Inglaterra? Ozzy Osbourne, en todo caso, en menos aburrido y mentecato, y sus hijos, comparados con los del Príncipe británico, menos papanatas y bonitos pero mucho más populares (al menos dentro de sus contemporáneos): Kelly, su hija de cuerpo sin curvas, se hace una mesada millonaria y un puesto en la mercado de la música reencauchando un clásico de Madonna en formato neo punk; y Jack, con gafas de nerd y camiseta de "fuck the police", es cabeza de uno de los festivales mundiales de rock más importantes de los últimos diez años.

Sumando a Sharon, esposa y manager de Ozzy y verdadera Dama de Hierro del heavy metal show business, los Osbourne constituyen una "realeza" de la industria del entretenimiento y de la cultura popular del nuevo siglo, "Familia Real" que no huye de los paparazzi sino que los usa directamente para sus planes promocionales. Su vida es, de hecho y actualmente, de conocimiento público para todos aquellos a quienes llega la señal de MTV y de su reality show The Osbournes, que a pesar de emplear libretos y señales de consumo como todos los programas de su tipo, muestra parte de la dinámica interpersonal de una casa lujosa y caótica donde a la hora del almuerzo se habla de sexo oral, drogas y rock n' roll.

Un seno familiar ideal, finalmente, tanto como debe ser el de Keith Richards, guitarrista de los Stones, marcado por la sangre obrera del padre y el poder adquisitivo de los hijos. Y la idealización televisiva materializada de la empresa familiar que inició Ozzy una vez dejó a la mítica banda Black Sabbath, y que Sharon supo administrar y vender a las masas bajo el concepto de "si tienes dinero tienes derecho a espiar a Ozzy mientras se queda dormido en el retrete bebiendo champagne".

Lo anterior no es un acto contra la moral sino un punto común entre Los Osbourne y la Realeza Británica:. Carlos y su mami también dejarían espiar a sus vecinos por dinero.

*Editor de www.PressRiot.com, Disidencia y www.AlertaRoja.com.co. Colaborador de Free Music Magazine y Revista Shock

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1832

PORTADA

El fantasma del castrochavismo

La mitad del país cree que Colombia está en peligro de convertirse en la próxima Venezuela. ¿Cuáles son las posibilidades reales de que eso suceda?