Viernes, 2 de diciembre de 2016

| 2016/02/12 01:11

Los antecedentes de Gonzalo Valderrama, el comediante desaparecido

El misterioso caso de uno de los padres del stand-up comedy en Colombia tiene todo tipo de ingredientes. Su colega y amigo Diego Camargo habló con Semana.com sobre su vida.

Gonzalo Valderrama fue diagnosticado con trastorno bipolar afectivo en el 2005. Foto: Facebook

“Gonzalo Valderrama nos enseñó a hacer stand-up comedy en Colombia. Desde Alejandra Azcárate, Antonio Sanín, hasta Alejandro Riaño, Iván Marín y a mí”, dice Diego Camargo, su amigo de hace 24 años. “Sin embargo, es paradójico que a pesar de su gran talento no sea tan conocido. Quizá sea porque es pesimista y sus verdades son tan brutalmente crudas que la gente se siente abofeteada”, agrega.

Esta semana su nombre ha ganado fama por una preocupante noticia. El jueves en la mañana el comediante de 46 años salió a visitar a su mamá, Jesusa, “con quien tiene una relación muy estrecha pero complicada”, apunta Camargo, pero Gonzalo nunca llegó a su destino. Hasta el momento de la publicación de esta nota no se han tenido noticias sobre su paradero.

Llevaba por lo menos tres noches sin dormir, según le dijo a Diego el martes, cuando se vieron por última vez. “Esa es la señal de alerta. ‘Gonzo’ ya había tenido dos crisis graves antes. Una hace diez años y otra hace más de 20. Cerca del 2006 le diagnosticaron trastorno bipolar afectivo y siempre advirtieron que uno de las alarmas antes de una crisis era la falta de sueño”. La última vez que se vieron, Diego le pidió que le prometiera que se tomaría una pastilla para dormir y quedaron de almorzar en los próximos días, pero Gonzalo, entre chiste y chanza, le respondió que lo veía difícil.

Esta no es la primera vez que Gonzalo se desaparece. En su segunda crisis, estuvo cuatro días perdido en Medellín. Camargo asegura que no sabe con certeza qué hizo esos días, pues ese es uno de los pocos temas que él no toca a profundidad con él. Lo poco que le dijo ‘Gonzo’ es que estuvo buscando las casas de sus exnovias en esa ciudad. Y poco antes de esa crisis, Gonzalo desafió su cuerpo y decidió irse a practicar meditación zen durante 12 horas al Parque Nacional. “Lo logró y volvió insolado, sucio, con los labios reventados del frío”, cuenta Camargo, “pero ese era el reto que se había propuesto y lo hizo. Así son sus obsesiones, lo que le interesa lo hace a fondo”.

Pero esta vez hay un elemento que ha llamado poderosamente la atención. Gonzalo dejó en la pantalla del computador una nota con una carita triste junto a las palabras ‘Lo siento’. Eso es lo que más le preocupa a Camargo, quien considera a Gonzalo un hermano mayor. A pesar de las angustias, su amigo es optimista. “Gonzo no ha tenido tendencias suicidas y –espero no equivocarme– todavía tiene pendiente lograr el reconocimiento que merece. Es un tipo introvertido y de pocos amigos con un talento inmenso”. 

Hay una serie de circunstancias que confluyen ahora, y que para Camargo pudieron haber desatado la crisis. Gonzalo es papá hace menos de un año, está recientemente casado, su madre acaba de salir de un cáncer y le espera un nuevo trabajo. “Todo eso pudo haberle alterado su estructura de vida. En las ocasiones pasadas lo que ocurría es que se ‘reventaba‘ y decidía irse y olvidarse de todo”, dice Camargo.

Aunque hace más de ocho años no consume drogas, “la llegada de un hijo, de una pareja y de un posible nuevo trabajo, pudieron alterarlo. Eso, espero yo, pudo ser lo que lo llevó a desconectarse de sus obsesiones durante un par de días y a que ahora esté haciendo cualquier cosa errática en un lugar desconocido”, comenta esperanzado.

Como Diego, su familia, amigos, y los miles de seguidores que conocen de su talento hacen votos para que aparezca quien es uno de los pioneros del stand-up comedy en Colombia. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.