Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/27/2007 12:00:00 AM

Grave enfermedad

Mucho se ha especulado acerca del último cambio que le hizo Luciano Pavarotti a su testamento, un par de meses antes de morir, en donde dejaba a su esposa Nicoletta Mantovani el 50 por ciento de su herencia.

Mucho se ha especulado acerca del último cambio que le hizo Luciano Pavarotti a su testamento, un par de meses antes de morir, en donde dejaba a su esposa Nicoletta Mantovani el 50 por ciento de su herencia. Pero, como se descubrió la semana pasada, la verdadera razón es triste y trágica. Fuentes cercanas a la viuda aseguraron que ella sufre desde hace nueve años de esclerosis múltiple, una enfermedad degenerativa que puede llevar a la muerte. Por eso, desde hace tiempo se somete a un costoso tratamiento en Nueva York, a donde tiene que viajar una vez al mes. Dadas las circunstancias, y que ella es la madre de la menor de las hijas de Pavarotti, él decidió dejarle el dinero para que pudiera continuar su tratamiento y mantener su salud. Después de su muerte, amigos del tenor llegaron a asegurar que Nicoletta lo habría asilado durante sus últimas semanas de vida y obligado a firmar papeles para quedarse con el dinero y las propiedades. Tanto es así, que la Fiscalía de Pesaro, donde se realizó el último cambio al documento, está investigando si Pavarotti en efecto estaba en pleno poder de sus facultades sicológicas en el momento de autorizar el texto. Pero ya varias personas han asegurado que la enfermedad de Mantovani es una realidad y que todos sabían de ella hace años, incluso las hijas mayores del artista, que desde el principio le declararon la guerra por el dinero de su padre.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?