Miércoles, 18 de enero de 2017

| 1989/08/07 00:00

Happy Birthday, Jackie

Con serenidad frente al futuro y muchos recuerdos, Jacqueline Kennedy Onassis cumple 60 años

Happy Birthday, Jackie

Este mes cumple 60 años y aunque no son muchos, lo que resulta increíble es que hace treinta ya era la mujer más famosa del mundo. Se casó, a los 24 años, con uno de los mejores partidos del momento en los Estados Unidos, el senador, de 36 años, John Fitzgerald Kennedy, hijo de una de las más prestantes y adineradas familias norteamericanas. Ocho años después ya era la Primera Dama de los Estados Unidos y quizás la mujer más imitada y admirada del planeta.
Habían transcurrido apenas mil días cuando, el 22 de noviembre de 1963, fue protagonista de la tragedia más grande de este siglo en los Estados Unidos. Millones de personas tienen aún grabada en la memoria su imagen, con un traje Chanel rosa, inclinada sobre la parte posterior del automóvil buscando ayuda para su esposo. La tragedia acrecentó su leyenda y, desde entonces, nunca ha desaparecido de las primeras págínas de las publicaciones.
Cinco años después escandalizó al mundo al casarse con el hombre más rico del planeta pero también el más despreciado. Un aparecido multimillonario griego llamado Aristóteles Onassis. Luego de tres años de un matrimonio por el que nadie dio nunca un peso, llegó la esperada separación, que le dejó en sus arcas una suma cercana a los 20 millones de dólares.
Vino entonces una década discreta en la cual se granjeó el respeto de sus conciudadanos como editora de libros. Y a pesar de las pocas expectativas acerca de sus dos hijos, que nacieron y vivieron bajo los flashes asediantes de los paparazzi y las prerrogativas de la fama, Carolina y John son seres normales y llevan una vida apacible y felíz.
Recientemente, su vida ha sido el tema de una biografía de 400 páginas, del escritor David Heymann -"Una mujer llamada Jackie"- que recoge no sólo todo lo sabido sino las secretas infidelidades de su primer esposo, como, por ejemplo, un episodio en el cual ante el evidente romance del entonces Presidente de los Estados Unidos con Marilyn Monroe, Jackie en un audaz chantaje llega a proponerle a su infiel marido que se divorcia de él siempre y cuando lleve a la actriz a vivir, como su esposa, a la Casa Blanca.
Hoy Jackie hace noticia por su soledad y por un misterioso acompañante llamado Maurice Tempelsman que, por ser un hombre casado, ha hecho fruncir el ceño aun a la liberada sociedad estadounidense. Lo cierto es que, a los 60 años, Jacqueline Kennedy Onassis sigue siendo la misma mujer bella y enigmática que hace tres décadas conquistó el corazón y la atención del mundo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.