Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/10/2012 12:00:00 AM

“Hay que actuar y no sólo sentirse como un muñeco”

El actor Willem Dafoe habló con SEMANA sobre su papel como el guerrero marciano Tars Tarkas en la nueva película de Disney ‘John Carter: Entre dos mundos’, dirigida por Andrew Stanton, el genio detrás de ‘Buscando a Nemo’ y ‘WALL-E’.

SEMANA: ¿Cómo se involucró en la película?
 
Willem Dafoe: Tuve mucha suerte porque el proyecto estaba bastante avanzado en cuanto a la selección del elenco. Yo estaba en Los Ángeles, lo cual es raro porque no vivo allí. Como había trabajado con el director Andrew Stanton anteriormente y conocía la historia , le dije que quería que habláramos. Así lo hicimos y cuando leí el guión me entusiasmé. Le dije: “Si quieres que interprete a un Thark, lo haré. Me encantaría ese desafío físico”. La película tenía muchos retos, no solo a causa de los zancos sino también con el lenguaje de gestos y el hecho de que debimos aprender a hablar en un lenguaje ‘marciano’. Así que les dije simplemente: “¿Dónde tengo que firmar?”
 
SEMANA: ¿Cómo fue trabajar con Stanton?
 
W.D.: A Andrew lo conozco desde que trabajamos en ‘Buscando a Nemo’ y sé que es muy riguroso y detallista. Me quedé impactado con su enfoque de la historia y pude sentir su pasión cuando me mostró algunos de los diseños para la película. Me gustó la idea original, aún antes de leer ‘A Princess of Mars’, la novela de Edgar Rice Burroughs. Me entusiasmaba estar en una superproducción e interpretar a un marciano guerrero.
 
SEMANA: ¿Quién es su personaje?
 
W.D.: Tars Tarkas es el líder de una tribu de guerreros llamados Tharks. Son muy altos, su piel es verde, tienen cuatro brazos y colmillos. Da la sensación de que su cultura está en declive. Alguna vez ellos fueron una gran sociedad y ahora quedaron reducidos a una tribu nómada. La cultura Thark es brutal, primitiva y violenta, aunque no siempre fue sido así. Tars añora en secreto esos días donde la sociedad era más humana, sabe que debe haber una mejor forma de sobrevivir.
 
SEMANA: ¿Cuál fue su mayor desafío como actor?
 
W.D.: No quiero ser cínico y decir que durante el rodaje hice algo que luego sería modificado por un computador. Realmente me concentré en lo mío. Una interpretación de ese tipo está mediada por la tecnología. Siempre está esa sensación de: “Podemos mejorarlo luego”, pero hay que entender que la actuación hace la diferencia. Por eso investigamos mucho. Utilizamos zancos en lugar de plataformas y no nos conformamos con usar únicamente una pantalla verde y mover cosas con un computador. Nosotros hicimos las escenas. Creo que el mayor desafío es estar siempre enfocado en el personaje. Aunque haya una computadora involucrada en el proceso, hay que actuar y no sólo sentirse un muñeco que hace gestos. Tienes que sentirlo y estar presente.
 
SEMANA: Usted por lo general ha actuado en dramas. ¿Por qué eligió hacer una película de ciencia ficción?
 
W.D.: Quizás soy bien conocido por los dramas pero he hecho todo tipo de películas. Participé en esta porque me gustó la historia y además mi motivación siempre fue ayudar a Andrew a lograr lo que quería.
 
SEMANA: ¿En qué se diferencia Stanton de los otros directores con los que ha trabajado?
 
W.D.: El hecho de que la formación de Andrew sea en animación lo hace diferente. Con todos los años que lleva en Pixar creo que tiene un enfoque diferente. A la vez, tiene una amplia cultura cinematográfica. Él sabe de muchas cosas y, sin embargo, no hace alarde de ser un gran intelectual; es un tipo común y corriente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.