Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2001/08/20 00:00

“Hay que confiar en sí mismos”

Deepak Chopra, la superestrella de la nueva era, viene a Colombia. SEMANA habló con él sobre su visión de lo que ocurre en el mundo.

“Hay que confiar en sí mismos”

¿Como no envejecer? ¿Cómo encontrar el verdadero amor? ¿Cómo tener éxito no sólo en el trabajo sino como un ser integral? ¿Cómo lograr una salud duradera? Deepak Chopra tiene no sólo una respuesta para todas estas preguntas fundamentales del ser humano sino una fórmula para lograr la felicidad completa, lo cual lo ha convertido en uno de los autores más leídos del planeta y en la superestrella de la nueva era. Desde que publicó Las siete leyes espirituales del éxito, que lo catapultó a la fama, Chopra ha incursionado también en temas como el liderazgo y el crecimiento, ya no circunscrito a la superación personal sino también a la sociedad. Con motivo de su llegada a Bogotá en los próximos días SEMANA lo entrevistó en exclusiva.

SEMANA: ¿Cómo interpreta lo que sucedió en Estados Unidos el 11 de septiembre?

Deepak Chopra: Es el último síntoma de un desbalance profundo en el mundo. Cuando alguien se siente amenazado tiene problemas de autoestima, de pertenencia, de espiritualidad, se aísla, siente miedo. Cuando esta situación se prolonga crea ansiedad y vulnerabilidad y finalmente se manifiesta como odio y hostilidad. Y puede llegar a crearse una situación de intolerancia y hasta de terrorismo, como ocurrió ese día. Todo tiene una causa. Entonces tenemos que preguntarnos “¿cuál es la causa principal de esta violencia en el mundo?”

SEMANA: ¿Cuáles serían las lecciones que usted recomendaría sacar de esta crisis?

D.Ch.: Hay tres lecciones. La primera es cómo crear una situación en el mundo que satisfaga las necesidades de todos y no sólo de unos pocos. La segunda es cómo lograr que Estados Unidos y los países más ricos desarrollen un programa de cooperación económica basado en la dignidad y el respeto mutuo. Y, por último, darse cuenta de que las actitudes beligerantes y las acciones militares no van a resolver el problema. No se trata de ganar o perder. Incluso ganar puede crear un problema porque una victoria puede crear un resentimiento profundo que puede perdurar durante décadas.

SEMANA: Usted ha sido consultado por grandes líderes como Gorbachov. ¿George Bush no le ha pedido consejo?

D.Ch.: No, pero el Congreso de Estados Unidos sí me ha invitado a darles una charla.

SEMANA: Antes del 11 de septiembre usted percibía un viraje en la conciencia colectiva global y que todo el cosmos estaba organizado de manera inteligente. ¿Cambió en algo esta percepción?

D.Ch.: Estamos atravesando una fase crítica en nuestra evolución, es una etapa de transición. Y como tal hay una oportunidad para dar un salto cuántico en términos de la conciencia. Los humanos nos tomamos muy en serio y no nos damos cuenta de que la naturaleza tiene muchos proyectos, uno de los cuales somos los humanos. Si damos un salto en la conciencia podremos ver el panorama completo, el bosque, y no sólo el árbol, y podremos ir más allá de nuestro interés personal.

SEMANA: Usted ha desarrollado el concepto de ‘sociedades sensatas e inteligentes’? ¿Cómo se logra esa sensatez?

D.Ch.: Una sociedad que satisface sus necesidades fundamentales es una sociedad sensata. Se requiere que sólo un 10 por ciento de la gente tenga el deseo de paz y armonía para afectar al resto de la población. Hay estudios que muestran que el 10 por ciento de las personas son suficientes para definir una tendencia en la población.

SEMANA: Gran parte de su filosofía gira alrededor de la idea del crecimiento espiritual. ¿Cómo sabe una persona si está creciendo?

D.Ch.: Si una persona acepta su intuición, si es capaz de amar y de sentir compasión, si es capaz de conectarse con la fuerza creativa del universo, es porque está creciendo.

SEMANA: ¿Cómo pueden restablecerse la fe y la esperanza?

D.Ch.: Yo no creo en la fe y en la esperanza porque creer en ellas significa que uno está desesperado. Lo clave es estar siempre muy consciente de la realidad. Lo que se tiene que recuperar es la habilidad para conectarse con esa parte de sí mismo que es independiente de la fe y la esperanza.

SEMANA: Conectarse consigo mismo suena fácil pero en la práctica es bien difícil. ¿Cómo puede una persona lograrlo?

D.Ch.: Yo le sugiero que se siente durante 10 minutos al día con los ojos cerrados y en un estado muy alerta se pregunte: ¿Quién soy yo? ¿Qué quiero? y ¿cuál es mi propósito en la vida? Luego se pregunte cómo puede ayudar a otras personas. Y por último, asuma responsabilidad sobre su bienestar emocional y físico.

SEMANA: La mayoría de los grandes avances científicos en los últimos años están asociados a descubrimientos sobre el inmenso potencial del cerebro humano. ¿Cómo se puede beneficiar la gente de estas posibilidades?

D.Ch.: El futuro le pertenece a aquellos que siempre están buscando formas creativas de solucionar problemas. La creatividad se logra con un método que implica la recolección de información, el análisis, la integración de esta información, la inspiración, la intuición y la encarnación. Es un proceso que cualquiera puede aprender.

SEMANA: Usted ha desarrollado un concepto novedoso de liderazgo. ¿En qué consiste?

D.Ch.: El liderazgo en el pasado giraba alrededor del líder, de su carisma. Ahora los mejores líderes son los que mejor sirven a la sociedad. Ellos necesitan tener varias cualidades: entender la realidad no sólo desde la mente sino también desde el corazón. Deben tener la habilidad de crear una visión y de poderla compartir. Tienen que garantizar que sus propósitos no son egoístas. Deben ser conscientes de sus necesidades, pero también de las necesidades de otros. Deben empoderar a otras personas y convertirse en un modelo, liderar con su ejemplo. Deben ser capaces de encontrar respuestas creativas a los problemas, no reactivas. Tienen que asumir riesgos y ser capaces de recibir críticas. Y, por encima de todo, ser capaces de preguntarse constantemente si lo que están haciendo es coherente con lo que predican y si viven de acuerdo con sus principios.

SEMANA: ¿Cuál cree que debe ser el papel de los líderes empresariales en la nueva era?

D.Ch.: Deben ser extremadamente responsables y no dejarse guiar por el egocentrismo y el egoísmo. Si quieren seguir siendo líderes deben serlo a partir de su ejemplo y de una noción clara de servicio.

SEMANA: Colombia actualmente atraviesa por una etapa difícil en la que a veces no es clara la luz al final del túnel. ¿Tiene alguna recomendación para salir adelante como grupo?

D.Ch.: Lo más importante es restablecer la confianza en sí mismos y la autoestima. Los medios, las ONG, los políticos pueden ayudar a que haya un viraje en la conciencia colectiva. Las crisis pueden ser una oportunidad maravillosa para volverse más fuertes, para mirar hacia adentro, para vencer el miedo. n

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.