Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2007/05/26 00:00

Hija cuarentona

Si lo que Bettina Krischbin afirma es cierto, Paul McCartney no sólo es mal padre, sino tramposo.

Si lo que Bettina Krischbin afirma es cierto, Paul McCartney no sólo es mal padre, sino tramposo. La alemana de 46 años sostiene que es producto de una relación amorosa que el ex Beatle tuvo con una berlinesa entre 1959 y 1962. El supuesto retoño declaró al periódico alemán Bild que a comienzos de los años 80 salieron negativas las pruebas que las autoridades médicas inglesas le practicaron a McCartney, pues su supuesto padre usó a un doble para hacerse las pruebas y firmar los documentos correspondientes. Así lo habría establecido hace algún tiempo cuando decidió revisar los archivos y notó que quien aparecía en la foto tenía ciertos rasgos distintos a los del artista y que la firma, como al parecer lo determinó un grafólogo, había sido realizada por una persona diestra, mientras que él es zurdo. La mujer también asegura, como evidencia a su favor, que aunque el músico no volvió a ver a su madre desde cuando se enteró del embarazo, sí le envió durante varios años una pensión. Bettina decidió denunciar su caso a la justicia de Berlín y espera que sean realizadas pruebas de ADN. Paul siempre ha negado ser el padre.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.